«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El republicano recibió casi 760.000 papeletas

Entusiasmo por Trump en Michigan: su cifra de votos casi supera la de todos los demócratas juntos

El expresidente estadounidense Donald Trump. Europa Press

Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos en 2016 gracias a su victoria en Pensilvania, Michigan y Wisconsin, tres estados del llamado Cinturón del Óxido, afectados por la desindustrialización, el empobrecimiento y las drogas. Esos tres estados volvieron al lado demócrata en 2020. Y ahora Trump y Biden (o mejor dicho, quienes le pasan los papeles que debe leer) vuelven a pelear por ellos. Las primarias celebradas el pasado domingo en Michigan indican que podría volver a producirse un vuelco a favor del candidato republicano.

Michigan es un estado de unos diez millones de habitantes, cuya principal ciudad es Detroit, y que desde las elecciones presidenciales de 1992 siempre ha votado a los demócratas, con la excepción de 2016, cuando Trump se lo llevó, junto con sus 16 miembros del colegio electoral (ahora son 15) por menos de 11.000 votos. En 2020, la ventaja de Biden superó los 150.000 sufragios.

En las primarias votó en torno al 18% de la población, cerca de 1,9 millones de habitantes. En el bando demócrata venció Biden, nada sorprendente para un presidente en ejercicio, aunque su senilidad es inocultable. Y en el bando republicano ganó Trump, con más de 40 puntos de ventaja, a su única rival, Nikki Haley. Lo sorprendente son los números, que muestran el pesimismo de los demócratas y el entusiasmo de los trumpistas.

Biden obtuvo 623.000 votos y también se registraron 101.000 votos en blanco (uncommitted) en protesta por el apoyo de la Casa Blanca a Israel en el conflicto de Gaza. Junto con los otros dos candidatos, la suma total de los participantes en las primarias demócratas fue de 768.256. En 2020, Biden atrajo a 840.000 votantes frente a casi 580.000 del senador izquierdista Bernie Sanders. En ese año, la participación rebasó el millón y medio, y ahora ha caído a la mitad.

En las primarias republicanas, la participación superó el millón cien mil personas, inferior a la más disputada de 2016, que fue de casi 1.400.000. Trump recibió casi 760.000 papeletas. Haley se quedó cerca de las 300.000. En las primarias de 2016, Trump sacó 483.000 votos, con lo que ha aumentado su respaldo en un 50%.

El expresidente se ha aproximado a la suma de todos los demócratas. Ha quedado por detrás por sólo 10.000 sufragios. Y esto ocurre en un estado de tradición demócrata, pobre (tiene una de las tasa de paro más altas de EEUU, aunque inferior a la española) y con presencia sindical. Estos resultados pueden anticipar una nueva victoria de Trump, siempre que no se repita alguna de las sorpresas de la noche electoral de 2020. Y la gobernadora, la demócrata Gretchen Whitmer, ya ocupaba este puesto hace cuatro años.

El próximo domingo, los republicanos celebrarán primarias en dos estados trumpistas, Idaho y Misuri. Y esa misma semana, el día 5, se vivirá el supermartes, en el que los dos partidos celebrarán primarias en las que se elegirá en torno a un tercio de los delegados que acudirán a sus convenciones respectivas.

.
Fondo newsletter