«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Mientras Trump lidera los sondeos

Las noticias contradictorias sobre Biden reflejan la confusión total en la maquinaria demócrata

Joe Biden. Europa Press

¿Qué va a ser, al final? ¿Se retira Biden, se mantiene en la carrera? Es la pregunta que tiene en vilo a los norteamericanos con las presidenciales de noviembre ya en el horizonte. Y las informaciones que transmiten los medios afines (es decir, los grandes medios) no hacen más que aumentar la confusión.

Después de la desastrosa actuación de Biden en el pasado debate con su presunto rival (ninguno de los dos es aún oficialmente el candidato de su partido respectivo), hasta los más forofos tiraron la toalla a los minutos de terminar la velada: Biden no podía seguir.

En los días posteriores se sucedieron, por un lado, las tribunas, columnas y análisis en los que prácticamente se suplicaba a Biden que se retirara por el bien del partido y de la nación, mientras las redes sociales rebosaban de memes crueles sobre el anciano presidente. También se empezó a barajar la lista de posibles sustitutos de Biden, que son legión pero entre los que destacan Michelle Obama, el gobernador de California, Gavin Newsom, y la vicepresidente Kamala Harris. Pero la familia Biden —o, mejor, la ‘famiglia’— no estaba por la labor. Las dos personas cuya opinión más valora Joe, su mujer, Jill, y su hijo Hunter, le pedían que siguiese.

Al fin, el New York Times, fuente de las fuentes progresistas, informa que Biden se está planteando la renuncia, está admitiendo la posibilidad. Pero a la Casa Blanca le falta tiempo para desmentir la noticia. Biden dice a su equipo de campaña que «a él no le echa nadie» en reuniones en las que está presente el díscolo y convicto hijo Hunter. Y Kamala sube repentinamente en las apuestas.

Mientras, Trump (49%) lidera en una reciente encuesta del New York Times entre posibles votantes frente a Biden (43%). Y según fuentes cercanas al presidente, Biden sabe que tiene poco tiempo para demostrar que es capaz de llevar adelante una campaña exitosa, y que si no lo logra en los próximos días es probable que tenga que renunciar. Pero la Casa Blanca insiste en que estas conversaciones son totalmente falsas. Y, mientras, la campaña de Biden no sabe qué está pasando, qué pinta ahí Hunter y si seguirán teniendo trabajo la semana que viene.

.
Fondo newsletter