«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Se obtiene una abundante mano de obra barata

AfD denuncia que la inmigración masiva importada por el Gobierno alemán está congelando los sueldos

El canciller alemán, Olaf Scholz. Europa Press

No es que sea exactamente un secreto, pero si hay una política que guste por igual a élites capitalistas y socialistas, esa es la de dejar entrar en el país a masas incontables de inmigrantes procedentes del Tercer Mundo. La razón, para los primeros, es que obtienen una abundante mano de obra muy barata y poco avezada en derechos laborales. Y, naturalmente, el nivel salarial se mantendría convenientemente bajo para todos.

Y así lo ha denunciado públicamente René Springer, diputado y experto en asuntos sociales de Alternativa para Alemania (AfD), el partido que están empeñados todos los demás partidos en ilegalizar porque no para de subir en las encuestas de intención de voto. Springer, por lo demás, se mostró sorprendido de que sea precisamente un Gobierno de izquierdas, de la misma izquierda que se presenta como adalid de la clase obrera, la que colabore en este empobrecimiento de los trabajadores alemanes.

En declaraciones al portal de noticias Junge Freiheit, Springer dijo que “el Estado es ya solo un agente indirecto de una política neoliberal para reducir los costos salariales a costa de los empleados”.

Según un informe del Gobierno, los empleados alemanes ganaron una media de 3.643 euros en 2021, más de 900 euros más que los extranjeros, que tienen un salario medio de 2.728 euros. La brecha se ha más que duplicado desde 2012, cuando era de 400 euros al mes.

Las diferencias salariales con los empleados procedentes de los principales países de origen de los solicitantes de asilo son especialmente significativas. En este aspecto, la diferencia salarial es de casi 1.400 euros. Entre los búlgaros, la diferencia salarial fue aún mayor, de 1.479 euros al mes. Según el Gobierno alemán, el 70% de los trabajadores calificados extranjeros a tiempo completo reciben salarios inferiores a los de los trabajadores calificados alemanes. Incluso el 43% de los trabajadores extranjeros cualificados ganaba menos que los trabajadores alemanes no cualificados.

Springer subraya que es precisamente la situación que se desprende de esas cifras lo que lleva a su partido a oponerse a “la importación de un ejército de reservistas extranjeros que deprime los salarios, así como a la inmigración masiva de trabajadores precarios y no cualificados».

+ en
.
Fondo newsletter