Hungría aprueba un impuesto del 25% a las ONG que ‘apoyan la inmigración’

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán

El texto determina que “apoyo a la inmigración” es toda actividad “que presenta la inmigración como algo positivo”.

El Parlamento húngaro aprobó este viernes una ley que introduce un impuesto del 25% sobre los ingresos de las organizaciones que “apoyan la inmigración” y otra que limita el derecho de reunión.

Las dos nuevas leyes, que se espera entren en vigor el próximo otoño boreal, han sido aprobadas por la mayoría de dos tercios que tiene el gobernante partido Fidesz del primer ministro, Viktor Orbán.

El texto de la primera determina que “apoyo a la inmigración” es toda actividad “que presenta la inmigración como algo positivo”, que crea redes a favor de la misma o que “participa en campañas sociales o mediáticas a favor de la inmigración”.

No obstante, la ley no especifica qué aspectos de la ayuda que prestan ONG a refugiados e inmigrantes serán considerados como “apoyo a la inmigración”.

Los ingresos estatales generados con el impuesto del 25% que esos grupos de la sociedad civil deberán pagar se destinarán exclusivamente a la defensa de las fronteras del país.

Orbán y su Ejecutivo se oponen radicalmente a la inmigración, de la que recuerdan que pone en peligro la cultura húngara, cristiana y europea, y han relacionado a los refugiados con el terrorismo.

La segunda medida adoptada este viernes por el Parlamento húngaro otorga nuevas competencias a la Policía para prohibir mítines y protestas cuando consideren que afectan al orden y la seguridad pública o que perturban el funcionamiento de tribunales o del transporte urbano.

Otro punto asegura que “la libertad de reunión y de expresión no puede estar acompañada de perjuicio de la vida privada y familiar de terceros”, lo que abre la posibilidad de prohibir protestas en las cercanías de los inmuebles de políticos.

Deja una respuesta