«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Y MÁS DE LA MITAD DE LOS VOTANTES DE IZQUIERDA

Ocho de cada diez franceses quieren prohibir la llegada de más inmigrantes al país

Musulmanes en Francia. Europa Press

Francia ha llegado a su punto límite, la sustitución demográfica —con su larguísima lista de problemas concomitantes— se hace imposible de ocultar incluso para los más reticentes, y el pueblo dice «basta»: una abrumadora mayoría de ciudadanos no cree que el Gobierno deba permitir la llegada de más inmigrantes y dos tercios del país respaldan un referéndum sobre inmigración, según han demostrado encuestas recientes.

Una encuesta del Instituto CSA para CNEWS muestra que el 80% de los franceses quiere una prohibición de la inmigración, frente a sólo el 19% está a favor de más llegadas.

En todos los grupos de edad es mayoritaria esta oposición a una mayor inmigración masiva, aunque los jóvenes son el grupo demográfico más dispuesto a acoger, con un 68% contrario a una mayor inmigración en comparación con el 31% a favor. El grupo de edad que más se opone a las fronteras abiertas es el de 50 a 64 años, donde el 88% está en contra, cinco puntos porcentuales más que los mayores de 65 años.

Si bien la oposición a la inmigración masiva es casi unánime entre los votantes de derecha (el 100% de los votantes del Reconquête de Éric Zemmour y el 98% de los votantes del Agrupación Nacional están en contra), un número cada vez mayor de simpatizantes de izquierda también cuestionan el número de recién llegados a Francia.

El 56% de los votantes de izquierda rechaza una mayor inmigración, y las únicas escasas mayorías a favor se encuentran entre los partidarios del Partido Radical de Izquierda (55%), LFI (55%) y los Verdes (52%).

La encuesta se llevó a cabo los días 11 y 12 de diciembre, cuando el Parlamento rechazó el proyecto de ley de inmigración del Gobierno. Las facciones parlamentarias de izquierda creían que el proyecto de ley infringía los derechos humanos, mientras que los políticos de derecha, incluida Marine Le Pen, decían que el proyecto de ley era «proinmigración».

La misma encuesta reveló que dos tercios de los ciudadanos franceses también apoyan un referéndum sobre la inmigración, una medida propuesta desde hace algún tiempo por los partidos de derecha, que creen que la afluencia de recién llegados ha amenazado la cohesión social en el país y ha provocado un aumento de delito.

La semana pasada, el Ministro del Interior, Gérald Darmanin, puso de manifiesto un aumento de la delincuencia debido a la inmigración, al revelar que el 60% de las personas arrestadas en Francia son ciudadanos extranjeros.

+ en
.
Fondo newsletter