«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
abogado y presidente del Centro de Reflexión sobre la Seguridad Interior

«Francia ya sólo conoce el invierno de la delincuencia, de la inmigración y del islamismo»: la carta de Montbrial a Macron

Pintura en apoyo a Thomas en Francia. Twitter

Tras el asesinato del joven Thomas en Crépol a manos de unos pandilleros de origen inmigrante, el abogado y presidente del Centro de Reflexión sobre la Seguridad Interior (CRSI), Thibault de Montbrial, envía una carta abierta a Emmanuel Macron advirtiéndole del riesgo que corre Francia si no se pone solución al problema de la inmigración descontrolada.

Lea a continuación la carta íntegra publicada originalmente en Valeurs:

Señor Presidente de la República, Francia se encuentra ahora al borde del abismo. Y no me atrevo a dejar que eso ocurra… Ya no podemos permitirnos ni un solo minuto de negación o relativismo. Esta cobardía intelectual esconde una realidad, a la que nuestros líderes han cedido durante décadas con antífonas según las cuales la violencia siempre ha existido, o que Francia es una tierra de inmigración por naturaleza, o incluso que la integración que no se produce no es tan mala. La cobardía y las renuncias, grandes o pequeñas, han hecho mucho daño.

Los franceses tienen oídos para oír y ojos para ver. En Crépol, en Drôme, Thomas Perotto pagó con su vida y sus amigos con su integridad física. Por primera vez se escuchó a los supervivientes y a los testigos, que contaron los hechos tal como son. Ni la violencia extrema de este ataque ni el racismo antiblanco que lo motivó, al menos en parte, han sido edulcorados. Vieron con sus ojos, oyeron con sus oídos, sintieron en su carne y contaron con sus palabras, que jóvenes de origen inmigrante, que odian a Francia aunque sean franceses, vinieron a masacrarlos una tarde en un baile.

Señor Presidente de la República, estoy recibiendo testimonios de todas partes que me alertan. Pienso en este ex primer ministro, que pidió una lista de las cien familias más criminógenas del país y que me dijo que en ella sólo figuraban los nombres de personas del Magreb o del África subsahariana. Pienso en este fiscal general, tan preocupado por la islamización de las prisiones. Escucho a estos alcaldes que enfatizan la explosión del comunitarismo. Y me solidarizo con las historias cotidianas de estos policías y gendarmes, todos asustados por la decadencia en la que se hunde nuestro país y contra la cual constituyen el último baluarte.

Irónicamente, el riesgo de confrontación pronosticado por Gérard Collomb surge en el momento mismo en que el exministro del Interior respira por última vez. Sería un profundo error pensar que el pueblo no ve lo que ya habían anticipado François Hollande, Jérôme Fourquet, Jean-Pierre Le Goff y tantos otros.

Ya no hay estaciones para Francia: sólo conoce el invierno de la delincuencia, el invierno de la inmigración, el invierno del islamismo. Los tiroteos mortales, los asesinatos o los intentos de asesinato nunca han sido tan altos desde que se recopilaron estas cifras.

¿Cómo aceptar que, en nuestro país, el 26% de las víctimas de violencia física sean miembros de policías, policías y gendarmes? Y eso sin tener en cuenta el número cada vez mayor de agresiones a policías municipales, bomberos y servicios de emergencia en general.

¿Qué podemos decir de la integridad de los profesores, a quienes se les pide lo imposible, amenazados incluso en sus clases por los alumnos o sus padres, y dos de los cuales han sido asesinados por jóvenes terroristas islamistas en tres años?

¿Cómo podemos tolerar el hecho de que nuestros funcionarios electos sean ahora atacados a diario?

En Crépol, como en muchos otros lugares, los asesinos llegaron armados con cuchillos. Pero, ¿qué pasará cuando las armas automáticas reemplacen a las espadas?

«Pon fin a una deriva mortal»

​El arsenal presente en los sótanos de las ciudades amenaza la supervivencia de nuestros compatriotas. Durante los disturbios del verano pasado, algunos querían apoderarse de armas de guerra. No fueron ni sus padres, ni los educadores, ni la Policía quienes los disuadieron. En una edificante inversión de valores, ellos son los traficantes, de modo que la escala de la violencia no obstaculiza su tráfico mortal.

​El Estado ya no asume sus prerrogativas. Los matones actúan ahora sin temor a la Policía ni al sistema judicial. Las estructuras de nuestro país están colapsando.

Señor Presidente de la República, tiene una cita con la Historia.

​Esta situación sin precedentes previa al colapso representa de hecho una oportunidad histórica para restaurar la autoridad estatal. Al lograrlo, pondrás fin a una deriva mortal. Entonces se podría apaciguar a Francia y reconciliar a los franceses.

Hay que romper con hábitos, usos y ciertas convenciones obsoletas. Éramos el país de la bondad, de la eterna última oportunidad que se brinda a los delincuentes que tan rápidamente se excusan. Sin embargo, hemos pasado irresponsablemente de la benevolencia a la inconmensurable debilidad de nuestro Estado.

​Un programa esencial de tres partes

Este choque de autoridades requerirá valentía política y una perfecta alineación de todos los órganos, desde la cúpula del Estado hasta los que están sobre el terreno, en particular nuestras fuerzas de seguridad interna.

​Un programa de tres partes me parece esencial.

  • Detener inmediatamente la inmigración descontrolada, mediante medidas técnicas rápidas y luego dando voz a los franceses en este tema soberano. Ni la ley de inmigración que se debate actualmente en el Parlamento ni sus revocaciones en el referéndum están a la altura del desafío. El coste social, cultural y de seguridad de la inmigración es hoy objetivamente insoportable. El islamismo debe ser obstaculizado enérgicamente.
  • ​Dar a nuestras fuerzas de seguridad el marco para tomar el control de zonas sin ley, prevenir y, si es necesario, reprimir nuevos disturbios. Debemos llevar a cabo vigorosas operaciones policiales, con cierres de zonas seguidos de redadas. El Estado debe asumir su fuerza legítima, haciendo cumplir la ley en todo su rigor. Por supuesto, y especialmente después de todos estos años de debilidad, los delincuentes se opondrán. Tendremos que aguantar, apoyar a los policías y gendarmes comprometidos sobre el terreno y ordenar que la institución judicial sea implacable.
  • Por último, reforzar la autoridad judicial, cuyas respuestas cada día parecen más desfasadas dada la situación excepcional que atravesamos: restablezcamos las penas de prisión cortas, construyamos las 30.000 plazas penitenciarias que nos faltan con establecimientos en niveles de seguridad (y por tanto en diferentes costes) dependiendo de la peligrosidad de los prisioneros, apliquemos penas mínimas a los agresores de representantes del Estado y funcionarios electos.

Actuar también sobre el marco institucional

Pero también debemos actuar sobre el marco institucional, en particular para recuperar el control de nuestra política migratoria y recuperar nuestra soberanía legal.

Tres medidas rápidas de implementar me parecen esenciales.

  • Abandonar temporalmente Schengen y recuperar el control de nuestras fronteras.
  • ​Suspender convenios con instituciones supranacionales que nos limiten en temas soberanos. Sólo Francia y Alemania tienen el peso político en Europa para hacerlo. Vamos a hacerlo. No hay duda de que muchos Estados europeos nos lo agradecerán y harán lo mismo.
  • ​A nivel diplomático, establecer una verdadera política de autoridad con los países de emigración, en particular Argelia, y endurecer significativamente las normas de acceso a la nacionalidad.

Entonces tendremos que reformar nuestra Constitución para integrar el escudo constitucional esencial que preservará esta soberanía recuperada.

Señor Presidente, el país espera una revolución contra la inseguridad y la inmigración. El miedo debe abandonar el estómago de la gente honesta.

Se lo deben al pueblo francés y también a los extranjeros que han aceptado seguir nuestras reglas de vida común integrándose en nuestro país, respetándolo y amándolo. Se lo debemos a nuestra preciosa democracia, que debe ser protegida.

«La tapa volará»

A nuestros compatriotas nunca les ha faltado resiliencia. No hubo revuelta después de Charlie Hebdo, no hubo disturbios después del 13 de noviembre, ninguna manifestación después de la muerte del padre Hamel, de Alban Gervaise, de Lola, de Enzo, después de las torturas de Samuel Paty o de Dominique Bernard. Sin embargo, llega el momento, todo el mundo lo siente, en que la tapa explotará. Lo que el Estado siga cediendo en autoridad será compensado por otras organizaciones territoriales, culturales y/o étnicas; ¿Es este el futuro que queremos para el País de la Ilustración?

La educación y la cultura serán las puntas de lanza de una reconquista de las mentes y los corazones, pero esto sólo será posible después de la restauración de la autoridad. Las decenas de miles de millones de euros ahorrados, generados por una lucha finalmente activa contra el fraude social y el control de la inmigración descontrolada, permitirán financiar un gran plan de recuperación nacional y ayudar a aquellos de nuestros compatriotas que están sufriendo.

Esta Francia pacífica y reunificada podría volver a imaginar un futuro común; Quién sabe, tal vez incluso podamos volver a soñar con la grandeza…

Necesitamos redescubrir urgentemente este valor cardinal de la valentía. No hay más coraje para decirlo. Pero el de actuar.

Señor Presidente de la República, por nuestra nación, por su pueblo, por Francia, ¡actúe!

+ en
.
Fondo newsletter