«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Oportunidad para que el Papa muestre coherencia con su discurso sobre inmigración

El grupo de refugiados que ha tomado la Basílica de los Santos Apóstoles permanece a la espera de la decisión del Vaticano sobre su desalojo. Una ocasión para que el Papa muestre coherencia con sus afirmaciones sobre la inmigración en Europa

El pasado jueves, cerca de 300 refugiados procedentes de Eritrea y Etiopía fueron desalojados de un edificio que habían ocupado junto a la estación romana de Términi. Tras el desalojo se concentraron en una plaza próxima donde pretendía mantenerse hasta que las autoridades dieran un a solución a su situación.

Entre estos refugiados, en su mayor parte cristianos, se encuentran 35 menores, lo que no fue impedimento para que fueran nuevamente desalojados por la policía, empleando material antidisturbios y tanques de agua. En la refriega, una docena de los refugiados necesitaron asistencia sanitaria e, incluso, varios de ellos tuvieron que ser hospitalizados.

Tras ser disuelta la concentración, un grupo de ellos -al menos dos docenas- decidieron entrar en la Basílica de los Santos Apóstoles de Roma, en la plaza que lleva su mismo nombre. Cuando la policía italiana fue informada de esta circunstancia, contestaron que ellos no pueden actuar en el interior de una Iglesia en aplicación del principio de extraterritorialidad, y que debe ser decisión del Vaticano la forma de actuar con las decenas de refugiados que se encuentran en el interior.

Es este un buen momento para que el Papa de una muestra de coherencia sobre la petición de puertas abiertas para los refugiados. Más en este caso en el que se trata de cristianos que, a diferencia de los musulmanes, se encuentran amenazados en la mayoría de los países africanos y orientales en los que hay una mayoría mahometana.

El Papa llegó a ofrecer los conventos vacios para alojarlos y pidió «Que toda parroquia, que toda comunidad religiosa, que todo monasterio, todo santuario de Europa acoja a una familia, comenzando desde mi diócesis de Roma”.

Por su parte, los refugiados que han ocupado la Basílica de los Santos Apóstoles han asegurado que “somos refugiados políticos, tenemos la documentación en regla». También se han quejado de que «Es una vergüenza que la falta de soluciones habitacionales alternativas haya llevado a una situación de violencia como esta. Urge garantizar a las personas desalojadas una solución digna, empezando por los más vulnerables».

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter