«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Polémica en Suiza: un hotel pide a los judíos que se duchen antes de entrar en la piscina

Un cartel que pide a los judíos que se duchen antes de bañarse en la piscina de un apartotel de la estación alpina de Arosa, en Suiza, ha desatado una polémica y ha provocado la queja de Israel ante el Gobierno suizo.

El cartel sólo estuvo 24 horas en la puerta de vidrio de la zona común de la piscina en el apartotel Paradies en Arosa, en el cantón de Los Grisones, pero la ola de protestas que provocó fue enorme, ha informado el diario germanófono «Neue Zürcher Zeitung».

En él se podía leer: «A nuestros visitantes judíos, mujeres, hombres y niños, por favor dúchense antes y después de nadar. Si rompe las reglas, me veo obligada a cerrar la piscina».

El mensaje lo firmaba la conserje del edificio, Ruth T., quien pegó el cartel el pasado sábado en el área de la piscina.

Una familia judía que había reservado un apartamento fotografió el cartel y lo envió al canal de televisión israelí Channel 2.

Aparentemente no fue el único mensaje dirigido exclusivamente a los huéspedes judíos, dado que en el congelador ubicado en una salita para el personal –donde se permitía a los huéspedes guardar su propia comida «kosher» (permitida por el judaísmo)– había otro aviso para limitar su uso a unas horas determinadas durante la mañana y la tarde.

El Jerusalem Post y otros medios israelíes informaron de los carteles y la viceministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Hotovely, dijo que se trata de un «acto antisemita de lo peor», al tiempo que pidió una condena formal por parte del Gobierno suizo.

La conserje explicó este martes al diario «Blick» que el apartotel tiene muchos turistas judíos y que le llamó la atención que algunos no se ducharan antes de meterse en la piscina, por lo que los propietarios del edificio le pidieron que hiciera algo y se le ocurrió escribir el cartel.

Ruth T. admitió que tendría que haber dirigido el aviso a todos los huéspedes y no solo a los judíos, contra los que no «tiene nada».

No obstante, calificó de injustas las críticas por el mensaje en el congelador, al afirmar que la posibilidad de que los huéspedes guarden su propia comida kosher solo beneficia a los turistas judíos.

El problema era que había bastante trasiego en la sala del personal y para que los trabajadores pudiesen comer y cenar con calma había puesto el cartel limitando los horarios de uso, explicó.

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter