«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU

El espionaje al jefe de Morena en el Senado revela la lucha por la sucesión de AMLO

El senador de MORENA, Ricardo Monreal. Instagram

Layda Sansores, la actual gobernadora de Campeche, y miembro del partido fundado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se ha tomado atribuciones que nadie le podría conferir, para quedar bien con su tlatoani (su jefe máximo): inventó hace meses un programa que se transmite en Youtube, llamado “Martes del Jaguar”, en el que se dedica a golpear, acaso por encargo, a todo aquel que le estorbe a AMLO o haya caído de su gracia.

Así, la señora Sansores, se ha convertido en la “primera espada” oficial de los intereses del gobierno federal, atacando por ejemplo al presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), “Alito” Moreno, revelando audios que nadie sabe cómo pudo haber obtenido, pero cuyo origen es evidentemente no autorizado por los hablantes. Es decir, audios que pueden considerarse ilegales.

Sin empacho en usar materiales privados y publicar información, conversaciones de la vida personal, Layda Sansores se ha prestado a estas embestidas desde el poder, amparada por su fuero como mandataria estatal, y siempre buscando la aprobación y sonrisa de AMLO. Y sabrá Dios qué otros beneficios pudiera además estar consiguiendo a cambio de tan antidemocrático y golpeador ejercicio, que nada tiene que ver con las funciones y actividades que debería atender según la Constitución.

Conversaciones tomadas presuntamente de whatsapp, entre “Alito” Moreno y Lorenzo Córdova, el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), también fueron dadas a conocer por Layda Sansores, sin que ella se valiera de recursos públicos, ya que estaría usando sus redes sociales personales y transmitiendo su programa desde su domicilio particular.

Ante esta normalización de la divulgación de materiales presumiblemente producto del espionaje político, ahora se ha presentado un amago por parte de Layda Sansores contra el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, quien tiene aspiraciones presidenciales y ha sabido mantener una buena relación con la oposición, lo que podría terminar pronto, ante la preferencia de AMLO por Claudia Sheinbaum para sucederlo en 2024.

La gobernadora publicó en su twitter:

“A pesar de bajar la publicación donde Ricardo Monreal aparecía, con todo lo que eso implicaba, él, lejos de ser prudente, me acusa de guerra sucia y de fracturar nuestro movimiento. Por eso… siempre sí, este #MartesDelJaguar, Ricardo Monreal, y responderemos a sus acusaciones”.

“La sucesión anticipada está provocando guerras intestinas y esto puede poner en riesgo que nuestro movimiento ratifique su triunfo en 2024. Tengamos cuidado, para no adentrarnos en caminos sin retorno”, dijo Monreal en su cuenta de Twitter.

En un video, Monreal asegura que ha sido ya espiado antes, pero que tal espionaje provenía del PRI y del PAN. No como ahora, que estaría teniendo su origen en su propio partido, Morena, que está afiliado al Foro de Sao Paulo, dicho sea de paso. Con tales membresías, nada bueno podría esperarse de Morena.

“Es inaceptable e inverosímil que nos estemos destruyendo al interior” de Morena, declaró el senador zacatecano, que entre tantos comunistas de tal instituto, entre tantos ateos, al menos reconoce ser católico.

“Todo espionaje ilegal lo vamos a denunciar”, advirtió Monreal.

Además, Ricardo Monreal también lamentó que, por otro lado, esté siendo atacado con “ciertas cuentas” todos los días, desde hace 16 meses, lo cual “ligó con las aspiraciones presidenciales de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, aliada de Sansores”.

Ante esto, con los resultados de un estudio “forense” que mandó realizar, dijo que procedería a denunciar tales ataques ante Twitter, Facebook y otras redes.

El tema del canibalismo al interior de Morena llegó a AMLO, quien en su conferencia de las mañanas, en el estilo del “Aló Presidente” de Hugo Chávez, fue interrogado por una periodista:

Y presidente, ya por último, el senador Ricardo Monreal acusó que inicia la guerra sucia en contra de él al interior de Monera, pues la gobernadora Layda Sansores anunció que lo iba a mencionar en su programa de Martes del jaguar. Estuvo en su Twitter, primero dijo que lo iba a anunciar, después dijo que no y después publicó otro tuit que siempre sí. Entonces, bueno, independientemente de que sea el senador Ricardo Monreal, ¿no afecta esto al partido Morena? Ya ve lo que le pasó al PRD. ¿No le podría pasar lo mismo al partido Morena, que por estas divisiones de corrientes…? En el caso del PRD, ¿no?, que había corrientes, grupos terminaron en dividirse. Entonces, ¿no le podría pasar lo mismo a Morena con estas acusaciones que se dan al interior de sus miembros? ¿Y cómo ve esto de cara a 2024? A los aspirantes del mismo partido, Morena, pues ¿cómo les podría impactar este tipo de acusaciones de unos contra otros?”.

A lo que AMLO contestó con una no tan breve historia, pero que vale la pena revisar y que aquí reproducimos:

“La verdad, que no afecta mucho, yo diría que nada, porque ya la gente está muy consciente, no se deja manipular. Pero es de mal gusto, aunque no afecte, no debería de hacerse eso, no hace falta”.

“Miren cómo les fue a los de la chachalaca y… ¿Cómo se llama el árbol? Digo, el árbol, ¿el ave tan bella?, la guacamaya, que se volvió zopilota. No eso no funciona, no afecta”.

“Y hay que también acostumbrarnos, ¿no? No acostumbrarnos, sino tener confianza de que la gente tiene criterio. A veces esto tiene efecto de búmeran, o sea, perjudica a quien suelta ese tipo de cosas”.

“No afecta políticamente, hasta puede beneficiar. Sin duda, es de mal gusto, o sea, no debe de prevalecer eso, ese es mi punto de vista”.

“Yo estimo muchísimo, muchísimo, muchísimo, la quiero mucho, mucho, la admiro por ser luchona, a Layda Sansores, que ha enfrentado todo, me consta: represión, fraudes. Es una mujer de lucha, con convicciones”.

“Y también respeto a Ricardo Monreal, lo conozco desde hace mucho tiempo, desde que tomó la decisión de abandonar el PRI porque precisamente el señor Zedillo no quería que fuera candidato del PRI en Zacatecas. Habían hecho un libro, también difamatorio, en contra de la señora del presidente Zedillo, un libro corriente, vulgar, y los adversarios de Ricardo, que buscaban también la candidatura del PRI cuando entonces el PRI en Zacatecas era mayoritario. Nosotros teníamos, me acuerdo, creo que el cinco por ciento de intención de votos. Entonces los adversarios, pienso, le hicieron creer a Zedillo que detrás de la publicación del libro estaba Ricardo Monreal. Entonces, eso sí me consta, no querían que Ricardo fuese gobernador y él tomó la decisión de abandonar el PRI, se pasó con nosotros”.

“A mí me mandaron de Los Pinos el expediente de Ricardo, que no fuera yo a cometer el error de que se aceptara como candidato de nosotros, porque estaba vinculado a la delincuencia organizada, un expediente así de grueso, y me dediqué toda una noche a leerlo y no encontré nada. Creo que uno de sus hermanos, son 14, lo acusaba de que se había robado un caballo, algo así. Por ahí debe de andar el expediente”.

“Y ya cuando terminé de leer, aunque me pasé toda la noche, al día siguiente dije: No, él debe de ser nuestro candidato, porque no tiene nada y, además, si no les conviene a ellos es porque sí representa para Zacatecas un buen gobierno. Yo siempre apuesto a la gente que tiene un instinto certero. Y así fue, se salió del PRI, es nuestro candidato y ganamos”.

“Y les voy a contar otra de Zedillo de que se gana y empezaban los aparatitos, pero no como los de la chachalaca, sino más amateur, artesanales, esos que se escuchaban, que se conseguían por todos lados, y un señor pone su antena y empieza a escuchar las llamadas”.

“Y pues íbamos ganando, yo estaba allá porque era yo presidente de ese partido, y era una elección importante. Y además le metían y le metían y le metían dinero, dinero y dinero y dinero. Y llega la elección y con Ricardo doy un recorrido por la ciudad, estaban las casillas llenas, la gente votando y todo. Y no, pues ya ganamos, ¿no?, vamos a ganar”.

“Entonces, de repente llega un señor con una grabación —allá lo tengo— llega un señor con una grabación ahí al hotel: ‘Le doy esto, están preparando el fraude.’ Ponemos la grabación y sí, unas llamadas del gobernador de entonces de Zacatecas con el secretario de Gobernación, que era Labastida, el subsecretario de Gobernación era una persona que había estado en el gobierno de Salinas, es de Yucatán, Gamboa Patrón, y un periodista, Jorge Meléndez”.

La postura de AMLO ante el espionaje telefónico refleja entonces, como muestran sus historias, por qué apoya de forma incondicional y tiene tanta simpatía con Julian Assange, a quien Estados Unidos desea encarcelar por revelar información delicada que pone en riesgo la seguridad nacional de tal país.

Pero en la mente de AMLO, la “transparencia” tal vez podría incluir que el espionaje político pudiera acaso ser usado, sin tomar en cuenta que se trata de un delito.

TEMAS |
.
Fondo newsletter