«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EL GOBIERNO DE PETRO ASEGURA QUE FUE OCUPADA ILEGALMENTE

Estalla un nuevo roce diplomático entre Perú y Colombia por una localidad en la frontera amazónica

Los presidentes de Colombia y Perú, Gustavo Petro y Dina Boluarte. Europa Press

Un nuevo roce diplomático ha surgido entre el Perú y Colombia luego que un funcionario de la Cancillería del país gobernado por el exguerrillero Gustavo Petro asegurara que el centro poblado Isla Santa Rosa, ubicado en el departamento amazónico de Loreto, no le pertenece al Perú y que fue ocupado irregularmente.

Las declaraciones vinieron de Diego Cadena Montenegro, director de Soberanía Territorial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, durante su participación en una mesa técnica sobre seguridad fronteriza que se realizó el último 8 de julio en Leticia, ciudad amazónica colombiana.

De acuerdo con información proporcionada por el alcalde de Isla Santa Rosa, Iván Yovera, Cadena lo interrumpió cuando se presentó como autoridad electa del centro poblado. Según Yovera, Cadena le increpó sobre la nacionalidad de esa localidad, y que debería presentarse ante la mesa técnica como representante del Gobierno del Perú, pero no como autoridad electa.

«Usted puede hablar como representante del Gobierno del Perú, pero si es como alcalde de una isla, yo tengo que decir que esa isla es nueva, no asignada, ocupada irregularmente por el Perú. Desafortunadamente, si estuviera mi colega de la Cancillería peruana, sabe por qué lo tengo que decir. Es un tema que no está definido aún», se escucha a Cadena en un audio difundido este miércoles por Canal N.

Consultado por el mencionado canal de televisión peruano, Yovera indicó que no es la primera vez que en la localidad amazónica se escucha hablar de las pretensiones colombianas de desconocer la soberanía y jurisdicción peruana sobre la Isla Santa Rosa.

Yovera advirtió que, en el 2021, hizo la denuncia ante el alcalde que le precedió y a una diputada, quien la elevó al Canciller del Perú, quien viajó a la zona, pero no respondió sobre el caso.

«Es ahora, cuando soy invitado a participar de esta mesa técnica, jamás me esperé esto. El funcionario se atrevió a decir eso porque percibí que se indignó cuando me presenté como autoridad soberana de este centro poblado de nuestro país en la región Loreto», sostuvo Yovera en diálogo con la prensa.

Protesta del Gobierno peruano

El Gobierno peruano expresó, a través de un comunicado, su protesta por declaraciones del funcionario colombiano.

«El Ministerio de Relaciones Exteriores convocó al Encargado de Negocios de Colombia con el fin de hacerle entrega de una Nota de Protesta mediante la cual el Gobierno del Perú reafirmó los derechos de soberanía y jurisdicción sobre la Isla Santa Rosa y manifestó su protesta por las expresiones formuladas por el citado funcionario colombiano», indicó a través de un comunicado.

Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores expresó su total respaldo a las autoridades democráticamente elegidas de dicho centro poblado peruano.

El Congreso peruano denuncia «usurpación del territorio»

El Congreso peruano también expresó su rechazo a las declaraciones de Cadena y calificó su posición como una pretensión de usurpar territorio del país andino.

Al respecto, el Parlamento sostuvo que se trata de afirmaciones que no contribuyen al clima de paz y armonía entre ambos países.

«El Congreso de la República expresa su más absoluto rechazo y protesta por la pretendida usurpación del territorio peruano, esbozada por un funcionario de la Cancillería colombiana, quien señaló que la Isla Santa Rosa no pertenecería al Perú y estaría siendo ocupada irregularmente por nuestro país», señaló el Poder Legislativo a través de un comunicado.

Perú y Colombia: conflictos limítrofes desde el nacimiento republicano

Perú y Colombia no han gozado históricamente de excelentes relaciones. Si bien Gustavo Petro fue declarado recientemente por el Congreso peruano como ‘persona non grata’, esta es una anécdota entre otros episodios que se mancharon con sangre.

Ambos países entraron en guerra apenas unos años después de sellarse las independencias del Reino de España, en 1828, cuando la entonces Gran Colombia, liderada por el caudillo Simón Bolívar, reclamó al Perú territorios en la actual frontera peruano-ecuatoriana. Por su lado, el Perú reclamaba la ciudad de Guayaquil.

Tras un bloqueo naval peruano y una campaña terrestre favorable para las armas grancolombianas, ambos países firmaron sus diferencias a través del Tratado Larrea-Gual, pero tras la disolución de la Gran Colombia -que se partió en Colombia, Venezuela y Ecuador-, el Perú desconoció el tratado.

La guerra afianzó más el desprecio peruano por Bolívar y sus lugartenientes grancolombianos, quienes llegaron al Perú para combatir al Ejército Real atrincherado en la sierra, venciéndolo en Junín y Ayacucho.

A lo largo de la primera mitad del siglo XX, se dieron una serie de combates entre las fuerzas militares peruanas y colombianas por el control del denominado «Trapecio Amazónico» o «Trapecio de Leticia», lugar donde algunas empresas se dedicaban a la explotación del caucho, destacando la Peruvian Amazon Rubber Company, propiedad del millonario peruano Julio César Arana y capitales británicos.

Una guerra a gran escala estuvo a punto de estallar en 1932 cuando ciudadanos peruanos capturaron el puerto de Leticia, desarmando a la guarnición colombiana y reclamando la ciudad para el Perú, a pesar de que este la había cedido a Colombia diez años antes.

El entonces presidente peruano, Luis Miguel Sánchez Cerro, apoyó la incursión en Leticia y llamó a la movilización nacional, colocando al frente al general Óscar R. Benavides, quien había vencido a los colombianos en combate en 1911.

Pero el asesinato de Sánchez Cerro en abril de 1933 evitó que la guerra tomara mayores proporciones, y un nuevo gobierno encabezado por Benavides entró en negociaciones de paz con Colombia, devolviéndose Leticia y reconociendo los tratados de límites firmados.

.
Fondo newsletter