«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NUEVAS ACUSACIONES EN SU CONTRA

Un exmininistro señala a Rafael Correa por una trama de corrupción petrolera

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa. Europa Press

Las declaraciones de un exministro comprometen al expresidente de Ecuador, Rafael Correa. El extitular de Hidrocarburos Carlos Pareja Yannuzzelli, conocido por la abreviación de sus nombres “Capaya”, compareció ante el poder legislativo del Ecuador: la Asamblea Nacional. Desde la Comisión de Fiscalización dejó en claro que informó al exmandatario sobre las irregularidades en materia de contratos y este le pidió que no interviniese más.

Yo he venido a demostrar la delincuencia organizada que tenía Rafael Correa, a eso he venido”, exclamó Capaya. “No he venido para que me ayuden con la cooperación eficaz con la Fiscalía”.

Así enfrentó el exministro de Energía de Rafael Correa a los asambleístas del correísmo, luego que estos le exigieron probar sus acusaciones contra su líder. Pues “Capaya” asegura que Correa es el líder de una organización criminal de corrupción petrolera.

Decenas de legisladores fueron testigos de la comparecencia. Cabe destacar que la bancada leal a Correa es la más numerosa del país. De los 137 asambleístas, 47 son correístas. De manera que el caso en cuestión es de su interés.

Al mando estuvo Pamela Aguirre, la coordinadora del bloque correísta. Descalificó a “Capaya” y enumeró las condenas que enfrenta el exfuncionario por corrupción. Paralelamente los demás legisladores correístas fungieron de paparazzis. Se posicionaron alrededor de la mesa, luego tomaron apuntes y fotos.

“Capaya” citó el Código Integral Penal y señaló que «el omitir actuar sobre un hecho de corrupción equivale a hacerlo», en alusión al expresidente Correa. Pues asegura que estaba al tanto de los casos de corrupción en la empresa estatal Petroecuador, donde el exministro ocupó el cargo de gerente.

En el 2019 fue condenado a 6 años y 8 meses por cinco casos de corrupción y sentenciado a prisión por tráfico de influencias. Ahora coopera con información. Durante su declaración “Capaya” aseguró que tanto el expresidente Rafael Correa como el exministro de Recursos Naturales no Renovables, Wilson Pastor, estaban al tanto de las irregularidades cometidas por el entonces gerente de Comercio Internacional de Petroecuador, Nilsen Arias. Es más, el exministro asegura que él le pidió al entonces ministro Wilson Pastor que removiese a Arias o que en su defecto interviniese sobre esa área de Petroecuador.

El extitular de hidrocarburos declaró que bajo el mando de Arias la corrupción de la gerencia de Comercio Internacional se manejaba por medio de los contratos de preventa petrolera y los de compra de combustibles (diésel y nafta).

El testimonio del exministro de hidrocarburos fue precedido por Nilsen Arias. Arias ya fue procesado en Estados Unidos por recibir sobornos. También allí se reveló la intervención del régimen comunista chino. En total, los ciudadanos del Ecuador fueron perjudicados por un promedio de 4.700 millones de dólares a lo largo de siete años: del 2010 al 2017. Además, les costó sus recursos petroleros subterráneos como parte del convenio con China a cambio de préstamos.

Arias se desempeñó como gerente de Comercio Internacional de Petroecuador entre 2010 y 2021. Entonces está involucrado durante todo el periodo señalado anteriormente. Entre las múltiples irregularidades que se han descubierto, destaca el hecho de que los buques con el combustible salían camino a Ecuador antes de adjudicar los contratos.

Dado que durante el periodo correísta no existía la independencia judicial, ya que los tres poderes estaban subordinados al Ejecutivo, hubo que esperar a que el correísmo saliese del poder para proceder. Ahora está en manos de la justicia avanzar o no sobre el caso que podría perjudicar aún más el retorno de Correa al país.

Para el momento el expresidente socialista está prófugo en Bélgica. Ya que si vuelve al Ecuador debe enfrentar múltiples juicios por peculado, soborno, cohecho e incluso el uso de fondos públicos para secuestrar a un diputado opositor. De hecho, son tantos los delitos que se le imputan que no podrá ejercer un cargo público a lo largo de 25 años.

.
Fondo newsletter