«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
cuyas muertes sean "razonablemente previsibles"

Canadá plantea ampliar el acceso a la eutanasia para menores

Eutanasia. Foto de archivo.
Eutanasia. Foto de archivo. Twitter

Canadá avanza hacia la legalización de la eutanasia para menores de edad con enfermedades terminales.

El informe del Comité Especial Conjunto sobre Asistencia Médica para Morir (MAiD) publicado esta semana recomienda que los «menores maduros» cuyas muertes sean «razonablemente previsibles» puedan acceder al suicidio asistido, incluso sin el consentimiento de los padres.

Después de escuchar a unos 150 testigos y revisar cientos de informes, el comité conjunto de políticos canadienses concluye que los niños que pueden tomar decisiones de manera competente deberían tener acceso a MAiD.

El documento y sus 23 recomendaciones se discutirán en la Cámara de los Comunes en los próximos meses y podrían impulsar revisiones de las leyes de muerte asistida de Canadá para este 2023.

En su informe de 138 páginas, los miembros aseguran que el procedimiento, generalmente una inyección letal administrada por un médico, debería estar disponible para «menores maduros… cuya muerte natural es razonablemente previsible».

Además, piden más investigación sobre las experiencias de los menores en relación con el suicidio asistido y un panel de expertos independientes para investigar los problemas criminales relacionados con el acceso de los niños a MAiD.

No está claro si el gobierno liberal del primer ministro Justin Trudeau aceptará el acceso a la eutanasia para los niños. Este mes, los ministros han aplazado por un año los planes que existían para extender MAiD a los enfermos mentales.

En la actualidad, muchos canadienses apoyan la eutanasia y el grupo de campaña Dying With Dignity (Morir con dignidad) dice que el procedimiento está «impulsado por la compasión, el fin del sufrimiento y la discriminación y el deseo de autonomía personal».

Pero los defensores de los derechos humanos dicen que las regulaciones del país carecen de las garantías necesarias, devalúan la vida de las personas discapacitadas y están incitando a los médicos y trabajadores de la salud a sugerir el procedimiento a quienes de otro modo no lo considerarían.

La eutanasia es legal en siete países: Bélgica, Canadá, Colombia, Luxemburgo, Holanda, Nueva Zelanda y España, además de varios estados de Australia.

En Canadá, hubo más de 10.000 muertes por eutanasia en 2021, un aumento de alrededor de un tercio con respecto al año anterior.

El camino de Canadá para permitir la eutanasia comenzó en 2015, cuando su tribunal supremo declaró que prohibir el suicidio asistido privaba a las personas de su dignidad y autonomía. 

La ley resultante de 2016 legalizó tanto la eutanasia como el suicidio asistido para personas mayores de 18 años siempre que cumplieran ciertas condiciones: tener una condición, enfermedad o discapacidad grave y avanzada que les cause sufrimiento y que su muerte sea próxima.

Posteriormente, la ley se modificó para permitir que las personas que no padecieran una enfermedad terminal eligieran la muerte, lo que amplió significativamente el número de personas elegibles. 

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter