«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Dinero público británico en manos de los islamistas de Siria

Los contribuyentes del Reino Unido han financiado la acción de numerosas facciones rebeldes vinculadas a Al Qaeda.

El problema de seguridad del Reino Unido y la falta de fondos para combatir el terrorismo tienen un origen común: Siria. Las autoridades británicas destinaron importantes cantidades de dinero para financiar a las facciones rebeldes apoyadas por Estados Unidos con el objetivo de derrocar al régimen de Bashar Al Assad. Las Primaveras Árabes tocaban a su fin y el presidente sirio aún aguantaba en el poder.
Las potencias occidentales entregaron también modernas armas a los rebeldes, que decían luchar tanto contra Al Assad como contra los islamistas que tomaban posiciones en la zona. Nada más lejos de la realidad. Unos años después, la mayor parte de estas organizaciones mutaron en bandas terroristas similares al Estado Islámico que no atendían ya al mandato de ningún país.
Célebre es el vídeo de Nuredin al Zinki. Estos ‘rebeldes moderados’, siempre usando la denominación impuesta por las élites mundiales, fueron los tristes protagonistas de uno de los vídeos más macabros del conflicto sirio. Y eso es mucho decir.
Varios militantes de este grupo cortaron la cabeza a un niño de 12 años al que habían acusado de apoyar al régimen de Al Assad. El pequeño fue ejecutado en una calle del barrio de Al Mashhad, en la ciudad de Alepo, por los rebeldes que lo acusaron de combatir en las filas de las brigadas Al Quds, un grupo palestino que lucha en favor del Gobierno sirio.

Fondos vinculados Al Nusra

Una investigación del diario The Times ha desvelado la partida de fondos públicos destinados a la Policía Siria Libre (FSP), unas milicias que se ha demostrado que transfirieron importantes cantidades de armas y dinero al Frente al-Nusra.
El Foreign Office confirmó el pasado domingo que había suspendido el acceso al llamado esquema de justicia y seguridad comunitaria (Ajacs), que funciona desde finales de 2014, en medio de un aluvión de críticas sobre su gestión por parte de Adam Smith International (ASI), un contratista británico.
Gran Bretaña es uno de los principales contribuyentes al fondo Ajacs de £20 millones. Sin embargo, The Times ha mostrado que hay un presupuesto más amplio de más de mil millones de libras esterlinas al año, tan secreto que los principales políticos responsables de examinarlo ni siquiera saben en qué países se gasta.

La imagen de Omran

¿Recuerdan al pequeño Omran cubierto de sangre y polvo en el interior de una ambulancia? La imagen copó las portadas de la prensa internacional y ahora las redes sociales han rescatado el testimonio de su familia: «Nos utilizaron para atacar al Ejército Sirio, fuimos parte de una campaña mediática contra Bashar Al Assad», reconoció.
El padre, que cambió el nombre al menor para evitar que «sigan utilizando su identidad», explicó que los medios siguen reclamando a su hijo para fotografiarlo: «Me han ofrecido grandes cantidades de dinero, algunas en forma de ayuda y otras en forma de donaciones».
«Ellos hicieron negocio con su sangre. Los rebeldes, a través de intermediarios, nos pidieron seguir utilizando su imagen a cambio de dinero, pero yo no quise aceptar nada de ellos», sentenció.
Desde La Gaceta denunciamos la manipulación mediática en torno a la fotografía de Omran. Un vídeo filtrado a través de las redes sociales mostró al autor de la ya celebérrima instantánea, Mahmoud Raslan, preparando la escena a conciencia. El objetivo de los rebeldes no era otro que convertir a Omran en el nuevo Aylan Kurdi.
Todo se entiende mejor conociendo la trayectoria de Raslan. Es posible que hayan visto otra obra suya en las redes: el vídeo de unos rebeldes sirios -de esos moderados que apoyan, financian y arman Estados Unidos y sus aliados- degollando a un niño de unos 12 años, supuesto espía del régimen de Damasco. En él sale el propio Raslan bromeando y confraternizando con los asesinos.

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.



 

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter