«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
HAY AL MENOS 54, SEGÚN UN INFORME DE Safeguard Defenders

El régimen chino mantiene comisarías ilegales en todo el mundo para reprimir a los disidentes

China comunista uigures Xinjiang
El presidente de la República Popular de China, Xi Jinping. Europa Press

Según un informe de Safeguard Defenders, una ONG de derechos humanos, recogido por el Instituto Gatestone, China ha establecido al menos 54 comisarías de Policía en 30 países, incluidos Estados Unidos (Nueva York), Canadá, España, Italia, Francia, Países Bajos, Reino Unido, Hungría, Portugal, República Checa, Brasil, Argentina y Nigeria. La mayoría de estas comisarías están ubicadas en Europa, con nueve comisarías de este tipo en las principales ciudades españolas, cuatro en Italia y tres en París, entre otras.

Es solo la punta del iceberg, según Peter Dahlin, director de Safeguard Defenders, quien asegura que «hay muchas más». «Estas son las que dependen de dos jurisdicciones -Fuzhou y Qingtian, de donde provienen la mayoría de los chinos en España- y la propia China admite que ha puesto en marcha el proyecto en diez. Así que podrían ser cinco veces más».

Las comisarías son parte de la campaña de China para «persuadir» a los ciudadanos chinos sospechosos de actos delictivos, en particular fraude en las telecomunicaciones, pero también «delitos» políticos como la disidencia política, para que regresen a China y enfrenten un proceso penal. China no solo amenaza a los propios ciudadanos chinos, sino también a los miembros de sus familias que se han quedado en China. Tales amenazas han continuado durante años, como señaló el director del FBI, Christopher Wray, en 2020, cuando mencionó un caso de los Estados Unidos en el que un «emisario» del Gobierno chino visitó un objetivo en EEUU. y le dijo que podía elegir entre regresar a China o suicidarse.

El 17 de agosto, el Ministerio de Seguridad Pública de China declaró que «el número de casos de fraude de telecomunicaciones transnacional dirigido a residentes chinos ha disminuido significativamente en China, con 230.000 sospechosos (…) que han sido educados y persuadidos para regresar a China desde el extranjero para confesar delitos desde abril de 2021 hasta julio de 2022…»

Las pautas oficiales describen explícitamente las diferentes herramientas disponibles para «persuadir» a los objetivos de que regresen voluntariamente a China para enfrentar los cargos, se aclara en el informe. Incluyen atacar a los hijos de los presuntos sospechosos en China, negarles el derecho a la educación, así como atacar a familiares y parientes de manera similar. En resumen, un castigo completo de «culpabilidad por asociación» para «animar» a los sospechosos volver del extranjero.

Las comisarías de policía de China en el extranjero pretenden simplemente tener funciones administrativas o consulares, pero funcionan como un medio para amenazar a los chinos en el extranjero para que regresen a China, saltándose así los requisitos legales necesarios según el derecho internacional. «Estos métodos permiten que el PCCh y sus órganos de seguridad eludan los mecanismos bilaterales normales de cooperación policial y judicial, lo que socava gravemente el Estado de Derecho internacional y la integridad territorial de los terceros países involucrados», se lee en el informe.

«Al evitar los mecanismos regulares de cooperación, el PCCh se las arregla para evitar el creciente escrutinio de su historial de derechos humanos y las consiguientes dificultades que enfrentan para obtener el regreso de los ‘fugitivos’ a través de procedimientos legales como las solicitudes formales de extradición. Deja a los residentes chinos legales en el extranjero totalmente expuestos a ataques extralegales por parte de la Policía china, con poca o ninguna de la protección teóricamente garantizada por las leyes nacionales e internacionales».

Y continúa: «Etiquetadas abiertamente como centros de servicios policiales en el extranjero (por ejemplo, en la renovación remota de licencias de conducir chinas y otras tareas tradicionalmente consideradas de naturaleza consular), las comisarías también tienen un objetivo más siniestro, ya que contribuyen a «tomar medidas enérgicas contra todo tipo de actividades ilegales y criminales que involucran a chinos en el extranjero'». Lo más siniestro es que también sirven para disciplinar a los chinos disidentes en el extranjero.

«Obviamente, uno de los objetivos es reprimir la disidencia, silenciar a la gente», dice Laura Harth, directora de campaña de Safeguard Defenders . «Así que la gente tiene miedo. Las personas que están siendo atacadas, que tienen familiares en China, tienen miedo de hablar».

Fundamentalmente, las comisarías operan sin el consentimiento y el conocimiento de los países anfitriones, como en los Países Bajos, donde una de las comisarías opera desde un apartamento sencillo en una planta baja en Rotterdam que pertenece a una pequeña empresa china de mantenimiento. Varios países, como Canadá, los Países Bajos, el Reino Unido, Portugal y España, ahora están investigando el asunto y algunos ya han exigido el cierre de las estaciones de Policía chinas en el extranjero en su suelo.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter