«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Orbán apunta a las ONG que promueven y alientan la inmigración ilegal

Hungría se harta de la «doble labor» de algunas de estas organizaciones y anuncia medidas legales contra aquellas que «quebranten la ley».

El Gobierno de Hungría anunció la puesta en marcha de un paquete legislativo contra las ONG que «apoyan la inmigración ilegal» con nuevos impuestos e incluso la expulsión de extranjeros que trabajen en esas organizaciones, aunque no precisó cuándo llevará al Parlamento dichas leyes.
La primera de las tres normas previstas en ese paquete señala que las ONG que «participan en el apoyo a la inmigración ilegal deberían informar sobre esta actividad» a las autoridades, que las registrarían, explicó el ministro húngaro del Interior, Sándor Pintér.
El segundo proyecto de ley determina que, si estas organizaciones reciben más dinero del extranjero que de Hungría, deberán pagar un impuesto extra del 25 por ciento, bajo riesgo de denuncia si no lo hacen.
Pintér precisó que una tercera normativa establecerá la posibilidad de expulsar del país a los ciudadanos extranjeros que colaboran con ONG que respalden la «inmigración ilegal» y, en el caso de los húngaros, se les prohibiría acercarse a menos de 8 kilómetros a las fronteras del país.
El ministro dijo que el paquete legal se llama «Stop Soros», en referencia al millonario estadounidense George Soros, uno de los impulsores, en connivencia con la Unión Europea, del programa que busca llevar al continente a millones de inmigrantes.
Pintér adelantó que las leyes no serán discutidas aún en el Parlamento para permitir que haya un debate social sobre ellas. El Gobierno húngaro lleva meses embarcado en una campaña contra la injerencia de Soros y contra la inmigración.

La sombra de Soros

El magnate ha vuelto a la palestra en los últimos meses y esta semana admitía la existencia de un plan, junto a gran parte de las élites mundiales, para imponer su ideología en Bruselas y luchar contra aquellos partidarios de recuperar las competencias propias de cada Estado.
Soros reconoció que la Unión Europea vive momentos de crisis y cargó contra Vladimir Putin: “Rusia busca hacer caer las instituciones de Bruselas y el resurgimiento del nacionalismo”. El magnate, que se hizo famoso tras provocar la quiebra de la libra esterlina, es uno de los promotores de la apertura de fronteras y la inmigración masiva en todo el mundo. Su fundación, Open Society Foundations (OSF), centra sus esfuerzos en influir en los Gobiernos de todo el mundo.

Raíces cristianas

Durante un acto de Fidesz, Orbán explico que Hungría había pasado “décadas bajo el control de poderes anticristianos e internacionalistas” y que era el momento de “basar nuestro Gobierno en las enseñanzas de Cristo que hicieron grande a Europa y a los húngaros”.
“Nuestro deber es proteger las raíces cristianas de Europa. Necesitamos una renovación espiritual e intelectual”, mantuvo el líder húngaro, que explicó que, tras años de opresión bajo el régimen comunista, la piedra de la nueva Hungría se colocó sobre la “base del cristianismo”. De hecho, la Constitución del país comienza: “¡Dios bendiga a los húngaros!”.
“Estamos felices de que nuestra nación haya recuperado sus fuerzas y el deseo de hacer grandes cosas”, aseveró Orbán.

‘Favorecen la inmigración clandestina’

El pasado verano, las autoridades italianas detuvieron y escoltaron hacia Lampedusa una nave de la ONG alemana Jugend Rettet, acusada de «favorecer la inmigración clandestina» durante sus operaciones en el Mediterráneo central. La Jefatura de Policía desveló que la investigación sobre esta organización humanitaria dio inicio en octubre de 2016 y ha permitido “recoger indicios sobre el uso de la nave ‘Iuventa’ para favorecer la inmigración clandestina”.
Jugend Rettet es una de las ONG que participan en el rescate de migrantes en el Mediterráneo y que se ha negado a firmar el código de conducta impuesto por Italia a estas organizaciones.
“La nave se dedica normalmente al rescate de migrantes cerca de las costas libias y a su transbordo a otras naves siempre en aguas internacionales, permaneciendo habitualmente en el mar de Libia, en proximidad de las aguas territoriales”, aseguraron las autoridades.

‘Interfieren en nuestra labor’

En noviembre, la Armada del oeste de Libia acusó a la ONG alemana “See Watch” de interferir en su trabajo y causar un accidente en el Mediterráneo que supuso la muerte de, al menos, cinco inmigrantes irregulares.
El portavoz del citado Cuerpo, coronel Ayub Kasem, aseguró que el suceso ocurrió cuando uno de los guardacostas libios rescataba a medio centenar de personas que se hallaban en un bote a la deriva en aguas territoriales de su país.
“El barco alemán se acercó y cinco inmigrantes, entre ellos un menor, se lanzaron al mar para tratar de alcanzarlo. Muchos otros más se lanzaron al mar con el mismo propósito causando las muertes”, sentenció el coronel.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter