'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Un juez federal al investigador de la 'trama rusa': 'Quiere encausar a Trump'

Todo esto avergüenza e indigna a buena parte de la clase política y jurídica americana.


Un juez federal al investigador de la ‘trama rusa’, Robert Mueller: a usted no le interesa el fraude del Sr. Manafort, usted solo quiere encausar a Trump.
No se cómo decirles esto, no se lo van a creer, pero la ‘trama rusa’ sigue viva.
Y va, claro, de ridículo en ridículo, ahora ya en niveles nunca antes alcanzados, centrados fundamentalmente en esa ‘investigación’ errática que lleva a cabo -que arrastra penosamente- Robert Mueller.
Después de entrar por las buenas y registrar el despacho y conocerse los reveladores correos que intercambiaban sus asistentes dejando clarísimo que estaban empeñados en una cruzada personal contra Trump, ahora llega un nuevo ridículo a cuenta de los ‘rusos’ a los que imputó el pasado febrero.
Fue divertido, si recuerdan, partir de una investigación de alto nivel sobre uno de los delitos más graves que puede haber en democracia -un candidato complotando con una potencia extranjera para amañar las elecciones a su favor- para acabar imputando, después de una larga y laboriosa operación, a 13 particulares y a tres empresas rusas.
Pero algo tenía que sacar el hombre para justificar todo el tiempo y el dinero invertido, así que sacó aquello, en la esperanza razonable de que ninguno de los imputados fuera a darse por aludido. Ese fue su error: el mes pasado, dos despachos de abogados de Washington notificaron de repente al tribunal que acudían en represetación de uno de los imputados, Concord Management.
La respuesta de Mueller, naturalmente, ha sido solicitar un retraso del juicio. Nuevo ridículo.
Mueller está entretenido con su único encausado de peso, Paul Manafort, uno de los primeros jefes de campaña de Trump, al que se le han encontrado cosas feas, pero nada que tenga que ver con Trump o su actividad de campaña. Los cargos contra Manafort son de peso, y Mueller intenta usarlas para llegar a un acuerdo para que ‘cante’ contra su antiguo jefe.
Todo esto avergüenza e indigna a buena parte de la clase política y jurídica americana, que ve cada día más transparente que no se están investigando acciones sino revolviendo en la basura de Trump en busca de algo, cualquier cosa, que pueda servir para echarle de la Casa Blanca.
Es lo que ha insinuado públicamente un juez federal de Virginia, T.S. Ellis, dirigiéndose al propio Mueller: «No veo relación que tiene esta imputación con lo que el ‘fiscal especial’ está autorizado a investigar», declaró el viernes. «En realidad a usted no le importa el fraude bancario del señor Manafort… Lo que de verdad le importa es qué información pueda darle Manafort que se relacione con el señor Trump o lleve a su encausamiento o ‘impeachment.»

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter