«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Alicante, 1987. Escribe noticias desde que tiene uso de razón. Ha trabajado en radio, prensa escrita y televisión en medios como Radio Intereconomía, El Toro TV y Okdiario. Siempre en los últimos reductos de la libertad de expresión.
Alicante, 1987. Escribe noticias desde que tiene uso de razón. Ha trabajado en radio, prensa escrita y televisión en medios como Radio Intereconomía, El Toro TV y Okdiario. Siempre en los últimos reductos de la libertad de expresión.

A la porra todos

27 de abril de 2023

A las personas que intentamos ser buenas y educadas, tienden a tomarnos por tontos. Yo ya le he dicho en todos los tonos a mi madre que nos ha perjudicado mucho en la vida educándonos a mis hermanos y a mi tan bien. Pasa todo el rato, y además cuando te revuelves y no dejas que se aprovechen de ti porque ya la tomadura de pelo es muy evidente, la gente se queda extrañada y empieza a comentar que «vaya carácter tan difícil». Sí señores, se llama no ser gilipollas.

Aplica a todo en la vida. Mi entorno y yo nos hemos encontrado haciendo todo tipo de cosas que no debíamos haber hecho, como aguantar a una exsuegra viniendo a casa todas las tardes durante cinco años seguidos en vez de decirle el día dos «señora, ¿usted no tiene casa?», intentar explicarle a una casera jeta que no puede quedarse tu fianza sin ninguna justificación, retrasar reuniones en el cole de los niños porque a tu jefe se le ha ocurrido alargar una reunión en la que está haciendo tiempo porque él no se quiere ir a su casa…

Al PP le ha pasado un poco esta semana que todos hemos visto que eran la suegra pesada que se pasaba las tardes en casa de la nuera, que muy contenida hasta entonces no le decía que se fuera a dar el coñazo a casa de su hija, si le dejaba. La nuera, claro, era Vox. Me refiero, ya lo habrán adivinado casi todos ustedes, a la pancarta que ha desplegado el sindicato Solidaridad en la madrileña calle Alcalá y que casi le cuesta un infarto a periodistas como Federico Romeo Santos, que solo vive para cantarle a Isabel Díaz Ayuso Eres mía cada día y no entiende que los demás no queramos ponernos en fila india para lanzarle besos a las fotos de su lideresa. Pero es que no todos tenemos esos hobbies tan raros.

En la pancarta aparecen Yolanda Díaz y Pedro Sánchez casándose con una alianza de la Agenda 2030 y acompañados de personajes de todo signo que la apoyan: de Bildu, de ERC, de Podemos, George Soros, Christine Lagarde… y hasta Ayuso, José Luis Martínez Almeida y Alberto Núñez Feijóo. Parece ser que en el PP —que no hace un mes señaló en boca de Elías Bendodo que el partido de Abascal es tan radical como Bildu—, ha escocido. Ósea, que la nuera también sabía ponerse de pie y decir alto y claro «váyase a su casa, que —en este caso— nos están convirtiendo en pobres y no tenemos ganas de seguir aguantando». Y la suegra se ha quedado ojiplática porque resulta que los que tienen la buena intención de llegar a acuerdos con ellos para echar a Sánchez, también sabían dar un golpe en la mesa y decirlo todo muy clarito.

Yo como ya digo que estoy tan bien educada, si llego a salir en esa pancarta todavía le doy las gracias al autor, Borja Montoro, que los ha sacado a todos mucho más guapos de lo que son. Sobre todo a la filoetarra Mertxe Azpurúa, que ha aparecido por una vez en su vida sin cara de endemoniada, y la ya varias veces mencionada Díaz Ayuso, que además de salir delgadísima, está esposada con el logo de la agenda, como si tuviera poca culpa.

El que se ha quejado pero no por aparecer, que le ha encantado, sino porque se ve gordo, ha sido José Manuel García Margallo —«la Agenda 2030 es el Evangelio», dixit—. No sé si está gordo pero sí que nos cae gordo a los que no tenemos ganas de comer insectos ni de que nos encierren en ciudades de 15 minutos, por poner algún ejemplo de los menos horribles.

Vox les ha dicho de una vez por todas a los que lo hacen y nos hacen el mal, que se pueden ir todos a la porra. Y qué bien sienta. 

.
Fondo newsletter