El éxito de la transformación chavista de España pasa por la postración de los ciudadanos ante el Estado