«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Alejo Vidal-Quadras - (Barcelona, 1945), Doctor en Ciencias Físicas y Catedrático de Física Atómica y Nuclear, desarrolló entre 1968 y 1989 una fecunda trayectoria en los campos de su especialidad: la Física de las Radiaciones, la Radioactividad Ambiental y la Radioprotección. Ha ejercido su labor investigadora y docente en la Universidad de Barcelona, en la Universidad Autónoma de Barcelona, en el Centre de Recherches Nucléaires de Estrasburgo y en el University College de Dublín. Ha sido Senador en representación del Parlamento de Cataluña y presidente de la comisión de Educación y Cultura del Senado entre otras responsabilidades institucionales. Fue presidente del Partido Popular de Cataluña durante el período 1991-1996 y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1992 y 1995. En su etapa al frente del partido, el PP triplicó sus escaños en la Cámara catalana, así como el número de concejalías en Cataluña. Vidal-Quadras fue Diputado del Parlamento Europeo y Vicepresidente de dicha Cámara de 1999 a 2014, donde fue asimismo miembro particularmente activo de la Comisión de Industria, Energía e Investigación. En abril de 2008 recibió la Orden nacional francesa de la Legión de Honor en la categoría de Oficial, por su decisiva labor legislativa en el campo de la energía. Entre sus libros podemos citar Cuestión de fondo (1993), En el fragor del bien y del mal (1997), Amarás a tu tribu (1998), y La Constitución traicionada (2006). Es colaborador habitual del grupo Intereconomía.@VidalQuadras"""
Alejo Vidal-Quadras - (Barcelona, 1945), Doctor en Ciencias Físicas y Catedrático de Física Atómica y Nuclear, desarrolló entre 1968 y 1989 una fecunda trayectoria en los campos de su especialidad: la Física de las Radiaciones, la Radioactividad Ambiental y la Radioprotección. Ha ejercido su labor investigadora y docente en la Universidad de Barcelona, en la Universidad Autónoma de Barcelona, en el Centre de Recherches Nucléaires de Estrasburgo y en el University College de Dublín. Ha sido Senador en representación del Parlamento de Cataluña y presidente de la comisión de Educación y Cultura del Senado entre otras responsabilidades institucionales. Fue presidente del Partido Popular de Cataluña durante el período 1991-1996 y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1992 y 1995. En su etapa al frente del partido, el PP triplicó sus escaños en la Cámara catalana, así como el número de concejalías en Cataluña. Vidal-Quadras fue Diputado del Parlamento Europeo y Vicepresidente de dicha Cámara de 1999 a 2014, donde fue asimismo miembro particularmente activo de la Comisión de Industria, Energía e Investigación. En abril de 2008 recibió la Orden nacional francesa de la Legión de Honor en la categoría de Oficial, por su decisiva labor legislativa en el campo de la energía. Entre sus libros podemos citar Cuestión de fondo (1993), En el fragor del bien y del mal (1997), Amarás a tu tribu (1998), y La Constitución traicionada (2006). Es colaborador habitual del grupo Intereconomía.@VidalQuadras"""

El acuerdo nuclear con Irán: grandes riesgos, escasos beneficios

16 de julio de 2015

El acuerdo suscrito por las potencias del P5+1 y la República Islámica de Irán tiene dos objetivos, impedir que el régimen iraní disponga de armas atómicas y conseguir su colaboración en la lucha contra el Estado Islámico. Por desgracia, las probabilidades de que se cumplan estos dos propósitos son mínimas. Pensar que los ayatolás de Teherán van a convertirse en unos aliados leales para derrotar a las huestes sanguinarias de Al-Bagdhadi es desconocer por completo la naturaleza y el diseño estratégico del jomeinismo. El régimen que rige Irán desde el arranque de los ochenta del siglo pasado se basa en una ideología teocrática y totalitaria que persigue los mismos fines que el Estado Islámico, con la única diferencia de que uno es chíita y el otro sunita. Si la inteligente operación de la Administración Obama consiste en barrar el paso al califato sunita de los terroristas del IS para que se implante en su lugar la hegemonía cruel del Líder Supremo iraní, con el aditamento de que éste se valga de su arsenal nuclear para aterrorizar al resto del mundo, resulta evidente que el actual equipo de la Casa Blanca no está muy dotado para la visión a medio y largo plazo. Si las brillantes mentes que asesoran al Presidente de los Estados Unidos se hubiesen molestado en leer la Constitución de la República de Irán sabrían que en ella se establece que el Estado iraní es el instrumento político para el dominio de todo el orbe islámico y la imposición de la sharia en su versión más retrógrada, intolerante e integrista.

El régimen existente en Irán desde hace treinta y cinco años juega el mismo papel respecto al fundamentalismo islámico que desempeñaba en el siglo XX la Unión Soviética en relación al comunismo y, al igual que aquella, es imperialista, agresivo y falaz. La aceptación del acuerdo nuclear es por parte de los dirigentes iraníes una pura maniobra táctica destinada a recuperar los activos milmillonarios que ahora tienen congelados por las sanciones y seguir con ese dinero financiando a Hamas, a Hezbolá, a los huties de Yemen y a sus actividades de invasión de Irak y Siria con el pretexto de la guerra contra el Estado Islámico. Jomeini fue el padre intelectual del fundamentalismo coránico, concepto desconocido hasta la fecha y que él creó, alimentó y expandió por el planeta. La cúpula del régimen iraní no va a renunciar a su propia esencia por mucho que Rohani sonría mientras rubrica sentencias de muerte y Zarif se fotografíe junto a un espeso Kerry y una ingenua Mogherini.

A mayor abundamiento, una lectura atenta del texto firmado en Viena permite comprobar que su resultado práctico no es anular la capacidad del régimen iraní para dotarse de misíles balísticos con cabeza nuclear, sino retrasar el tiempo necesario para tal logro de tres meses a un año. Todas las instalaciones y la tecnología propias de este sector bélico seguirán ahí, listas para ponerse en marcha en el momento que los clérigos iraníes juzguen oportuno. Además, la experiencia ha demostrado que los sucesivos Gobiernos de Irán son maestros en el engaño y dado que sus creencias les autorizan a mentir a los infieles, pues la cosa está clara. En vez de persistir en las sanciones, de exigir el respeto a los derechos humanos en el interior de Irán y de apoyar a la oposición democrática, los genios que determinan la política exterior de los países occidentales le han hecho al régimen iraní un regalo que Jamenei y sus secuaces no podían ni soñar. Ahora no sólo se empecinarán con renovados bríos en sus siniestros proyectos de conquista, sino que lo harán conscientes de que enfrente tienen a pusilánimes que se dejan tomar el pelo. Si ese es el legado de Obama, la Historia no le perdonará.

.
Fondo newsletter