Mario Conde: 

Blesa, el extraño juez y el cinismo de la Fiscalía

Opinión
Mario Conde