'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Madrid 1948 Escritor. Premios. Mariano de Cavia, González-Ruano, Jaime de Foxá y Baltasar Iban. Especial Ejército, Fundación Guardia Civil y FÍES de periodismo. 53 libros. Distinciones. Gran Cruz del Mérito Naval. Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo. Medalla de Oro de Madrid. Cruz de Plata de la Guardia Civil. Entre ABC, Tiempo, Época, y La Razón, más de 20.000 artículos. Pluma de Plata y Pluma de Oro.

Ver la biografía

Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Madrid 1948 Escritor. Premios. Mariano de Cavia, González-Ruano, Jaime de Foxá y Baltasar Iban. Especial Ejército, Fundación Guardia Civil y FÍES de periodismo. 53 libros. Distinciones. Gran Cruz del Mérito Naval. Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo. Medalla de Oro de Madrid. Cruz de Plata de la Guardia Civil. Entre ABC, Tiempo, Época, y La Razón, más de 20.000 artículos. Pluma de Plata y Pluma de Oro.

Calumniadora

6 de febrero de 2022

Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, es más que una desvergonzada y una fiscal sin bachillerato. Es un peligro nacional. Carece de formación y de cultura para disfrazar con la semántica la gravedad de sus acusaciones. Se cree inmune y protegida por el sectarismo del poder. Y se ha despachado con unas gravísimas acusaciones, sin pruebas ni fundamentos, contra los dos diputados navarros de UPN que votaron con sentido adverso de convalidar la reforma laboral. Ha acusado al PP de comprar sus votos, y a los diputados de UPN de haberlos vendido.

Adriana Lastra jamás soñó con llegar a lo que ahora es siendo tan poco. Su pasado laboral no existe

Emitida la acusación, no ha aportado prueba alguna. Se cree amparada por el derecho de calumniar, injuriar y poner en duda la honestidad de los demás desde su alto cargo socialista. Adriana Lastra ha sido la delegada del PSOE para negociar con UPN los votos favorables a la Reforma Laboral, sin contar con la honradez intelectual y moral de los diputados calumniados. Quizá ha disparado con los cañones al revés. Si ella negoció esos votos negativos con UPN a cambio de retirar la moción contra el Alcalde de Pamplona y una cantidad adicional, significa que considera que toda negociación política pasa por el soborno personal y el rechazo a la decencia. Pero al final, lo que queda, es que ha acusado sin pruebas a dos parlamentarios honestos de ser unos vulgares embutidos. Dos chorizos de Pamplona.  Así como estoy seguro de la reacción de don Carlos García Adanero y don Sergio Sayas, los diputados calumniados, sería motivo de alivio democrático, que también el PP acudiera al amparo de la Justicia , si bien esto último puede entrar en los espacios de la duda. Porque la frase textual de Adriana Lastra, la vicesecretaria general e iletrada del PSOE, no admite lugar a interpretaciones con segunda intención: “Había una estrategia planificada por parte de la derecha para comprar esas voluntades. Lo único que falta por saber es el precio”.

Adriana Lastra jamás soñó con llegar a lo que ahora es siendo tan poco. Su pasado laboral no existe. Y sus estudios han sido tan breves como sus lecturas. Para ella, un libro es una agresión. Pero suelta sus barbaridades con una seguridad apabullante. Por sus palabras se deduce que creció amarga y en la amargura se ha instalado para siempre, a pesar de los versos que le escribió Rabindanath Tagore.

         Tiene un no sé qué en la cara

         Que le hace ser aún más bella.

         Un frasquito de agua clara,

         Bombón de Ribadesella.

Los poetas son así, indomables. Perdonan los resentimientos personales, los odios compulsivos. Son misericordiosos.

De lo que no cabe duda es de que el honor de dos parlamentarios honorables ha sido estúpidamente mancillado por quien cree desde el poder que la decencia intelectual y política está sometida a las delicias del mercado. Sus palabras contra los señores García Adanero y Sayas no pueden interpretarse de otra manera que la textual. Y es probable, ojalá, que se las tenga que explicar al juez. Vive de los Presupuestos desde su temprana juventud. La mediocridad es la única virtud que ha desarrollado.

Pero en este caso, la mediocridad y la incultura no pueden servir de excusa.

Se espera la querella criminal.

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter