«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Socio-Director de Eurogroup Human Resources.Orgulloso de colaborar con Intereconomía desde abril de 2012."""
Socio-Director de Eurogroup Human Resources.Orgulloso de colaborar con Intereconomía desde abril de 2012."""

Ciudadanos: un año silenciando la corrupción del PSOE andaluz

5 de abril de 2016

El PSOE de Andalucía es la marca política corrupta por excelencia en España. Igualmente, la Junta de Andalucía es, con permiso de la Generalidad de Cataluña, la Administración pública más corrupta de nuestro país.

En realidad, el PSOE andaluz y la Junta de Andalucía son a nivel práctico y gerencial la misma institución, cuyo desgobierno durante más de tres décadas ha conducido a la región a ostentar el liderazgo en desempleo en Europa.

Tanto es así, que la Junta y el PSOE-A han configurado en comandita un  régimen tan corrupto como bien estructurado y protegido. De hecho, Andalucía tiene el deshonor de contar cuantitativamente con el caso de corrupción más relevante de todo el continente europeo, como es el relativo a los ERE, sin que los máximos responsables políticos del mismo respondan por ello ante la justicia.   

Prescripción masiva de delitos en el “Caso de los ERE»

En este sentido y desde que se apartó a la juez Alaya de la instrucción de los ERE y del resto de macro causas relacionadas, la magistrada Núñez Bolaños, sustituta de Alaya, se ha convertido en una súper especialista en materia de prescripción de delitos relacionados con la malversación, la prevaricación…, puesto que está procediendo al archivo de numerosísimas actuaciones penales.   

Esta estrategia responde a la asunción por parte de la juez Núñez Bolaños de la tesis de la Fiscalía Anticorrupción, cuyo posicionamiento en esta dirección podría servir para que la Audiencia de Sevilla favorezca la prescripción masiva de delitos en el “Caso de los ERE” y, por tanto, la absolución de los numerosísimos encausados.        

Si bien es cierto que la prescripción pudo ser interrumpida por la juez Alaya en un momento procesal anterior. (Aunque la decisión referente a la citada “no interrupción” está exenta de intencionalidad).

No es menos cierto que la juez Alaya tuvo que hacer frente a diferentes hándicaps, tales como la escasez de medios para instruir la causa, la falta de colaboración a todos los niveles de la Junta de Andalucía, etc., en base a lo cual se encontró limitada para atender a todas las cuestiones procesales de modo perfecto.

No obstante y supuestamente, la acción conducente a la prescripción ha podido estar temporalmente manejada con fines políticos y al objeto de favorecer fundamentalmente al PSOE de Andalucía.     

Pero sea como fuere y en función de lo establecido por el Código Penal, la pregunta que a tal efecto se están haciendo los españoles es la siguiente: ¿recuperará la Junta de Andalucía el dinero público concedido ilegalmente a todos los procesados y afines al PSOE, independientemente de la desimputación de los mismos y tanto en cuanto estos han sido beneficiarios a título lucrativo de los efectos de los delitos prescritos?    

El silencio cómplice de Ciudadanos en Andalucía

Ciudadanos ha mantenido durante aproximadamente un año un silencio tan cómplice como sepulcral sobre la corrupción del PSOE andaluz en general, y en relación al irregular desarrollo del Caso de los ERE en particular.

De igual forma y en los últimos doce meses, Ciudadanos ha apoyado  sumisamente todas y cada una de las iniciativas instadas en el Parlamento andaluz por el Partido Socialista, desoyendo e incluso boicoteando cualquier aportación legislativa de valor procedente de la oposición.

Recordemos que Ciudadanos y el PSOE-A firmaron un pacto, tras las elecciones autonómicas y municipales andaluzas celebradas el 22 de marzo de 2015, con el objetivo que pudiera gobernar el partido socialista esta autonomía gracias a la mayoría absoluta impulsada por los votos naranjas.  

Ciudadanos valida la corrupción del PSOE, mientras critica la del PP

Este pacto regional se ha globalizado en clave nacional, propiciando el acuerdo que suscribieron el PSOE y Ciudadanos antes de la fallida investidura de Pedro Sánchez.

Consecuentemente, Ciudadanos se ha convertido, utilizando un término propio del derecho penal, en “cooperador necesario” respecto a la ocultación de la corrupción del PSOE en España, y no solo para tapar la institucionalización de la corrupción en la Junta de Andalucía.

Porque el partido naranja denuncia la corrupción del PP pero, contradictoriamente, acepta de modo natural la corrupción del PSOE. Tanto en cuanto únicamente la cuantía defraudada en el Caso de los ERE de Andalucía por el socio de Ciudadanos, es decir, el PSOE, es superior a todos los casos de corrupción que hayan podido afectar al PP juntos y a lo largo de su historia…

.
Fondo newsletter