'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Madrid 1948 Escritor. Premios. Mariano de Cavia, González-Ruano, Jaime de Foxá y Baltasar Iban. Especial Ejército, Fundación Guardia Civil y FÍES de periodismo. 53 libros. Distinciones. Gran Cruz del Mérito Naval. Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo. Medalla de Oro de Madrid. Cruz de Plata de la Guardia Civil. Entre ABC, Tiempo, Época, y La Razón, más de 20.000 artículos. Pluma de Plata y Pluma de Oro.

Ver la biografía

Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Madrid 1948 Escritor. Premios. Mariano de Cavia, González-Ruano, Jaime de Foxá y Baltasar Iban. Especial Ejército, Fundación Guardia Civil y FÍES de periodismo. 53 libros. Distinciones. Gran Cruz del Mérito Naval. Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo. Medalla de Oro de Madrid. Cruz de Plata de la Guardia Civil. Entre ABC, Tiempo, Época, y La Razón, más de 20.000 artículos. Pluma de Plata y Pluma de Oro.

Contenido

29 de agosto de 2021

El ministro de Universidades, Castells, es en apariencia una mezcla de chiste y de recelo. Produce náuseas. Su imagen en el Congreso de los Diputados con camiseta despedía un hedor del que huiría atemorizada una piara de jabalíes. Eso, en lo que respecta al continente, es decir, al envoltorio exterior. Su contenido es aún más repulsivo. Se trata de uno de los  vagos que Pablo Iglesias impuso a Sánchez para formar este Gobierno antiespañol y comunista. Iglesias se largó fracasado, en pos de un amparo condal, pero sus peones resultaron intocables. Su ex, Castells,  Garzón, y Yolanda han sido respetados por el insuperable hortera. Caemos permanentemente en la trampa del continente y no reparamos en el peligro del contenido. En el continente, Sánchez es un cínico. En el contenido, un perverso y necesario organizador, a cuenta de un poderoso apoyo exterior, del desmantelamiento de España. En Europa, España ha sido elegida como la cobaya del experimento. Los nacionalismos, separatismos y en menor nivel de importancia, los localismos surgidos de la incultura y la adoración de la aldea, nos convierten en una nación vulnerable. El primer Estado de Europa se ha convertido en un conejito de indias. Y acudimos a la facilidad, a lo elemental, quizá porque resulta mucho más divertido que el  proyecto final, ya en marcha, de nuestra destrucción como nación y como Estado. Lógicamente, el obstáculo que aún no han conseguido superar es Su Majestad El Rey y la Monarquía Parlamentaria. La Corona es el símbolo que reúne en una misma nación a todos los territorios de España. La República, en sus dos experiencias, constituyó un desastre. Y la Segunda, después del golpe de Estado de 1934 del Frente Popular, terminó en una Guerra Civil que con ochenta años de retraso los perdedores se disponen a ganar. 

Se echa de menos un gesto público de molestia – a más no puede aspirar-, que nos haga ver su discrepancia con la dictadura creciente que está imponiendo el Gobierno de Sánchez

En el Anteproyecto de la Ley de Universidades, el comunista Castells fomenta infinidad de disparates técnicos que llevan irremisiblemente al triunfo de la mediocridad. El premio al esfuerzo desaparece y el estudiante vago del futuro tendrá la misma recompensa que el trabajador. Promueve la perspectiva de género y la “memoria democrática”, el ascenso de un profesor titular que no es catedrático al Rectorado, y propone borrar al Rey de los títulos universitarios.  Los disparates técnicos forman parte del continente, siempre sucio y gamberro, de este ministro podemita. Pero lo último, eliminar al Rey de los títulos universitarios, entra de lleno en el complot del contenido, en la victoria final

Puede resultarles difícil. La popularidad del Rey siempre fluctúa en los tramos altos, pero de la utilidad e independencia de la Corona, muy pocos dudan.  En algunos momentos se echa de menos un gesto público de molestia – a más no puede aspirar-, que nos haga ver a los españoles su discrepancia con la dictadura creciente que está imponiendo el Gobierno de Sánchez. Eso sí, cuando el monumental hortera necesita del cobijo Real para no ser insultado ni abucheado en la calle,  el Rey no lo rechaza. Es su deber no rechazarlo. El comportamiento de estos empleados del gran poder globalista –Sánchez es tan empleado de segunda como Castells de tercera-, en una sociedad menos amansada y derruída que la española, tendría una respuesta contundente y firme. Resulta que los medios que ayer harían oposición crítica, sobreviven gracias a los repartos de dinero público que mantienen a sus sociedades privadas, y la resistencia ciudadana está agrietada y presta al derrumbamiento. Una sociedad que empieza a recordar a un rebaño de ovejas

Me figuro que este anteproyecto de ley tardará lo suficiente en convertirse en ley como para quedarse en anteproyecto. Su único contenido primordial es el de derrocar por la fuerza del separatismo y el globalismo, la Monarquía. El resto son chorradas, rasgos del continente, simulaciones y exhibición de necedades. El Rey es el objetivo. Y van a encontrar, espero, una fuerte resistencia que en estos momentos está, en su mayoría,  callada.

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter