Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Madrid 1948 Escritor. Premios. Mariano de Cavia, González-Ruano, Jaime de Foxá y Baltasar Iban. Especial Ejército, Fundación Guardia Civil y FÍES de periodismo. 53 libros. Distinciones. Gran Cruz del Mérito Naval. Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo. Medalla de Oro de Madrid. Cruz de Plata de la Guardia Civil. Entre ABC, Tiempo, Época, y La Razón, más de 20.000 artículos. Pluma de Plata y Pluma de Oro.
Ver biografía
Ocultar biografía
Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Madrid 1948 Escritor. Premios. Mariano de Cavia, González-Ruano, Jaime de Foxá y Baltasar Iban. Especial Ejército, Fundación Guardia Civil y FÍES de periodismo. 53 libros. Distinciones. Gran Cruz del Mérito Naval. Gran Cruz de la Orden del 2 de Mayo. Medalla de Oro de Madrid. Cruz de Plata de la Guardia Civil. Entre ABC, Tiempo, Época, y La Razón, más de 20.000 artículos. Pluma de Plata y Pluma de Oro.

Se oyen los nombres de los ministros cesantes. Como sucedía en el Régimen anterior. La diferencia es que Franco no aceptaba en el Gobierno a iletrados, imbéciles y tontitos fabulosos. Eso viene de un gran donostiarra, Javier de Satrústegui, presidente del Real Club de Tenis de San Sebastián y del Real Club Náutico. La envidia lo despedazó. Una mañana, en la piscina del Tenis, aparecieron dos hermanos con los que Satrústegui estaba emparentado. Llegaron con dos profesionales del amor, teñidas de amarillo pollo y de receloso aspecto. Javier de Satrústegui los hizo llamar. —Por favor, no me traigáis a la piscina a guarritas fabulosas—. 

Nadie ha superado la elegancia de esa queja. En el Gobierno hay muchos tontitos fabulosos, imbéciles, vagos e iletrados. Para mí, y lo escribo con el mayor respeto, el más tonto es Garzón. Su nombre suena como saliente en el Gobierno que formará Sánchez después del Golpe de Estado de los indultos. Y también se habla del vago de las Universidades, la chachona de Exteriores y el extinguido Marlasca. A la compañera de Iglesias ni tocarla, porque Ione y Pablo se pueden sentir heridos y sin Podemos no hay Gobierno posible, a no ser que Casado decida que el PP ocupe las vacantes podemitas, con Teodoro en Interior y Gamarra en Asuntos Exteriores.

Mis fuentes me aseguran que Begoña Gómez, la auténtica presidente del Gobierno, le ha exigido a su marido que piense en Rociito para ministra de Fomento

Resulta divertido que después de aumentar las tarifas de la luz un 44%, nadie en Podemos haya abierto la boca. Y ningún periodista de La Sexta o Telecinco. Évole se mostró indignado cuando el desajustado Rajoy elevó las tarifa eléctrica un 7%. Garzón, que también se enfadó mucho con Rajoy, no se ha enterado del subidón del 44%, y nos aconseja huir de las bebidas energéticas, y consumir frutas y legumbres de la temporada, más ricas en agua. En el Gobierno, a sus espaldas, lo conocen como «el Tontorrón”. Las tonterías que habrá dicho en los Consejos de Ministros se guardarán en secreto.

Iván Redondo mantiene oculto el cuadernillo con los nombres de los ajusticiados y sus sustitutos. Y aquí viene lo más preocupante. Para Fomento se rumorea una posible dimisión de Ábalos. Y ¿quién heredaría su cartera ministerial? Me lo han confirmado mis fuentes. Del mismo modo que los pedorros de los platós vazqueños y correderos tienen “abogados”, yo presumo de fuentes. Y mis fuentes me aseguran que Begoña Gómez, la auténtica presidente del Gobierno, le ha exigido a su marido, el vanidoso calzonazos, que piense en Rociíto. Rociíto a Fomento. Las autopistas, autovías, carreteras, aeropuertos, estaciones de ferrocarril, vías del AVE y tramos como los de Extremadura y Cantabria, en manos de Rociíto. Se lo ha ganado. Veinte años de silencioso sufrimiento merecen un premio. Y mis fuentes me aseguran que la propuesta no ha caído en saco roto. Que se lo está pensando. Lo cierto es que si Garzón puede ser ministro e Irene Montero puede ser ministra, Rociíto, que tiene más preparación académica y holgura intelectual que la suma de esos dos melones, no puede estar descartada. Constitucionalmente, todos los españoles mayores de edad están autorizados a ser ministros del Gobierno, y Rociíto en Fomento no lo haría peor que Ábalos. Eso sí. Se le exigirá que en las ruedas de prensa que ofrezca para informar a la nación de la inauguración solemne de un nuevo helipuerto en las cercanías de Doñana, no llore. Porque la inauguración de un helipuerto en Doñana no es asunto para la lágrima, sino acontecimiento para el gozo. Y si no le dan Fomento, que se ocupe del Consumo, y ésta idea la ofrezco sin pretender recompensa alguna en mi beneficio. 

Y para Interior, Otegui. Otegui es un hombre de paz, y con la mano firme. Lo demostró cuando atentaba contra los fascistas del PP y el PSOE con un arma en la mano. Es conciliador, y en numerosas ocasiones se ha arrepentido de haber sido uno de los jefes de Batasuna y ETA. Lo malo es que se ha arrepentido en privado, confesándose con el padre Igueldomendi, que en su juventud también perteneció a la ETA con el permiso entusiasta de monseñor Setién.

Buen Gobierno. La duda está en Rociito. Fomento o Consumo. Y en Asuntos Exteriores, Simancas, que chapurrea el inglés.

Deja una respuesta