«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Actor. Cine, teatro y televisión. Fue diputado en el Congreso de los Diputados y jefe de grupo en las Cortes Valencianas. Actualmente trabaja en 7NN. Dirige y presenta 'ConToni' los sábados por la noche.
Actor. Cine, teatro y televisión. Fue diputado en el Congreso de los Diputados y jefe de grupo en las Cortes Valencianas. Actualmente trabaja en 7NN. Dirige y presenta 'ConToni' los sábados por la noche.

¿Dejaría sus hijos al cuidado de Oltra?

7 de abril de 2024

Se archivó la causa contra Mónica Oltra casi a la vez que su exmarido entró en prisión. Ramírez, siendo todavía pareja de la política, abusó de una niña de catorce años que estaba a cargo de la consejería que dirigía su mujer.

Cabe preguntarse qué hubiera pasado si no se hubieran borrado mágicamente los correos electrónicos de esa consejería. Se puede hacer una distinción entre las responsabilidades penales y las políticas. Y podríamos seguir debatiendo si fue correcta la actuación de un organismo público que desatendió a la menor y dejó sin cumplir sus obligaciones. La chica denunció los hechos y la consejería de Oltra no investigó, no informó a ninguna autoridad, no le brindó protección. Conocían su denuncia y la dejaron a merced del marido de Oltra durante meses. Permitieron que la llevaran a declarar esposada. Los hechos llegaron a la fiscalía sólo porque la menor insistió y se lo comentó a un par de policías.

En la época en la que estalló el escándalo yo trabajaba en las cortes valencianas. Y más de una vez comentamos de qué forma tan respetuosa se estaba portando el personal con la entonces todopoderosa Oltra. Cómo la prensa respetaba su figura y no hacía sangre. Era un tema tabú. Como el peluquín de Ximo Puig. El trato fue muy distinto al que se dió a Camps o a Rita Barberá, por poner dos ejemplos. Y los líderes de los tres partidos de la oposición comentábamos que, de estar en su lugar, ya nos habrían colgado en una plaza pública. Es, de nuevo, el puño de hierro y la mandíbula de cristal de la izquierda. Oltra cayó víctima de un listón que ella mismo impuso. Ahora escuchamos que si la presunción de inocencia y que si patatín. Pero lo cierto es que ella fue inmisericorde contra Camps y Rita. Y cuando salieron absueltos… digamos que no imprimió camisetas nuevas. Así que es justo lo que le ha pasado a esta señora. Probó su propia medicina. La justicia cósmica no existe, los malos duermen tranquilos. Pero, a veces, como decía un profesor mío, la vida rima.

Habría que recordar cómo los propios compañeros de Oltra la dejaron tirada. Yolanda no la tocaba ni con un palo. Ximo la empujó fuera del tripartito valenciano, y los miembros de su partido, Baldoví y compañía, se pelearon por sus despojos. Ahora todos estos hipócritas reivindican su figura. Se dice que este caso acabó con el gobierno valenciano e hizo que «la derecha y la ultraderecha» gobernaran nuestra comunidad. Por supuesto, no es cierto. Oltra demostró ser una nefasta gestora de una de las consejerías más complicadas. Todos vimos cómo desatendió a una menor de la que su propio marido había abusado. Su actuación en este caso está plagada de errores. Al final, llegaron incluso a acosar a esa chica y despedirla del trabajo que tenía en un hospital privado cuando fue traspasado a la gestión pública. La verdad es que el gobierno del tripartito cayó porque los valencianos acabamos hartos de su inutilidad, sus imposiciones, las innumerables corruptelas y sus sablazos. Nos dijeron que era el gobierno de la gente. Pero era sólo de la suya.

Oltra, feminista de izquierdas, dejó tirada a una menor víctima de abusos sexuales. Hizo como Armengol. Las dirigentes del «yo sí te creo» nunca creen a las menores que tienen a cargo. Los americanos suelen preguntarse si comprarían un coche de segunda mano al candidato a las elecciones. ¿Usted dejaría a sus hijos al cuidado de Oltra?

.
Fondo newsletter