(Bilbao, 1965) periodista, máster de El País, publicar noticias y opiniones que escandalicen a los incondicionales de lo políticamente correcto y la «memoria histórica»— como Gaceta.es, Libertaddigital y Actuall. En la editorial Homo Legens ha publicado Eternamente Franco y Los césares del imperio americano. Su último libro es 'Eso no estaba en mi libro de historia del Imperio español' (Almuzara)
Ver biografía
Ocultar biografía
(Bilbao, 1965) periodista, máster de El País, publicar noticias y opiniones que escandalicen a los incondicionales de lo políticamente correcto y la «memoria histórica»— como Gaceta.es, Libertaddigital y Actuall. En la editorial Homo Legens ha publicado Eternamente Franco y Los césares del imperio americano. Su último libro es 'Eso no estaba en mi libro de historia del Imperio español' (Almuzara)

Diez años de Kamala Harris

La ceremonia de inauguración de mandato de Joe Biden ha confirmado lo que muchos pensamos sobre el fraude electoral. El presidente más popular de la historia de EEUU, con 81 millones de votos, apenas tuvo público. La pandemia fue la excusa para disculpar la vaciedad de las calles de Washington. Comparamos esa soledad con las multitudes de los mítines de Donald Trump, el perdedor legal de esas elecciones.

El papel dado a Kamala Harris en la campaña electoral, en la ceremonia y en el nuevo gobierno confirman lo que los progres no disimularon: será la primera presidente mujer del país.

El primer discurso del nuevo presidente recogió los tópicos habituales sobre la unidad nacional y el ‘sueño americano’ que se repiten jura tras jura, pero con una oratoria tan desangelada y vacilante que no es aventurado sospechar que Biden no concluirá su presidencia.  El papel dado a Kamala Harris en la campaña electoral, en la ceremonia y en el nuevo gobierno confirman lo que los progres no disimularon: será la primera presidente mujer del país.

Estamos ante un nuevo engaño al pueblo estadounidense por parte de la oligarquía que ha recuperado la Casa Blanca. Harris, que tuvo que retirarse de las primarias demócratas debido a la carencia de apoyo popular, va a ser presidenta por la puerta de atrás, en un fraude de ley. P

¿Y cuándo se producirá ese ‘acontecimiento planetario’? Podemos aventurar una fecha: el plazo para la entronización de Harris comenzará en febrero de 2023. La Enmienda XXII (1951) autoriza sólo dos mandatos completos a un presidente; es decir, ocho años. Si un vicepresidente ocupa la presidencia, la regla se complica.

Si ese vicepresidente asciende a la jefatura del Estado en la primera mitad del mandato presidencial, o sea, en los dos primeros años, sólo podrá presentarse a una elección

Si ese vicepresidente asciende a la jefatura del Estado en la primera mitad del mandato presidencial, o sea, en los dos primeros años, sólo podrá presentarse a una elección, con lo que gobernaría, en números redondos, entre seis y siete años. En cambio, si el hecho se produce en la segunda mitad, el vicepresidente puede presentarse a dos elecciones. Este caso no se ha dado nunca, pues Lyndon B. Johnson (1963-1969) se presentó a una elección y renunció a la segunda por su impopularidad por la guerra de Vietnam; y Gerald Ford (1974-1977) perdió sus primeras elecciones.

Por tanto, en los sueños de Hollywood, Wall Street y Harvard, Kamala podría alcanzar los nueve o diez años de mandato. Y para ello, los demócratas ya están alterando el censo electoral.

Deja una respuesta