Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.
Ver biografía
Ocultar biografía
Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.

El picao de culebra

EL RÉGIMEN VENEZOLANO ESTÁ EXPORTANDO FRAUDES

En mi país, Venezuela, hay un dicho popular que reza: “el que esta picao de culebra, cuando ve bejuco brinca”.  Esto lo traigo a colación porque lo ocurrido en las elecciones norteamericanas produjo en los venezolanos un “déjà vu” (la sensación de estar viviendo una situación  ya vista).

Nos hizo recordar cómo durante 22 años en varios procesos electorales –luego del cierre de las mesas y adelantada la totalización de los votos sufragados– la oposición ganaba cómodamente, pero de repente el conteo se paralizaba por algunas horas y en la madrugada aparecía ante las cámaras de televisión la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, con su frase repetida: “los resultados son irreversibles en favor de chavismo”.

Pues bien, durante la madrugada del 4 de noviembre la tendencia favorecía claramente al presidente Donald Trump. Sin embargo, las máquinas electrónicas encargadas de contar los votos se detuvieron repentinamente en estados claves como Michigan, Pensilvania y Wisconsin.

A la mañana siguiente, la tendencia se revirtió: la ventaja ahora la llevaba Joe Biden.

¿Es coincidencia que en esos tres estados se usara el software de la compañía canadiense Dominion Voting Systems?

Las revelaciones de Sidney Powell

La exfiscal auxiliar y abogada en Dallas, Texas, Sidney Powell, denunció que Dominion Voting Systems implantó en sus máquinas de votación un algoritmo –creado  por la empresa chavista Smartmatic–que fue programado para cambiar los votos de Trump en favor de Biden.

Powell añadió que la avalancha de votos en favor de Trump fue tan alta, que el algoritmo se descontroló y por eso las máquinas se paralizaron.

Fue así como se descubrió el fraude electrónico.

El 12 de noviembre el Presidente de los Estados Unidos aseguró en su cuenta de Twitter que: “Dominion eliminó 2.7 millones de votos de Trump a nivel nacional. Los análisis de datos encontraron que en Pensilvania, 221 mil votos cambiaron de Trump a Biden. 941 mil votos de Trump fueron eliminados. Los estados que usaron el sistema de Dominion Voting Systems cambiaron 435 mil votos de Trump a Biden”.

El 21 del mismo mes, la exfiscal Powell hizo una nueva denuncia: en el estado de Arizona las máquinas asignaron a cada uno de los candidatos del Partido Demócrata 35 mil votos, incluso antes de iniciarse la votación.

Considera Powell, entonces, que el fraude es un ataque cibernético orquestado desde el exterior que constituye un problema de seguridad nacional, pues está dirigido al corazón mismo de la democracia norteamericana.

Al cuestionado voto electrónico hay que añadirle otros mecanismos, nada transparentes que también fueron denunciados.

 
Según un informe forense realizado por un grupo de expertos en el estado de Pensilvania, se detectaron graves irregularidades, entre ellas las siguientes:

1) Se admitieron votos de ciudadanos fallecidos o de habitantes de otros condados.

2) Se aprobó a última hora legislación para excluir el requerimiento de presentar identificación a los votantes.

3) Se promovió injustificadamente un alto porcentaje de votos por correo.

4) No se hizo la verificación debida de la autenticidad de los votos recibidos por correo.

5) Se aprobó el conteo de votos recibidos luego del plazo límite establecido.

6) No se permitió una adecuada veeduría por las partes involucradas.

7) se conectaron las máquinas de votación al Internet durante la elección, lo cual está explícitamente prohibido. Y para colmo, todas las irregularidades detectadas favorecieron solamente a un candidato: Joe Biden.

Si el lector desea profundizar más sobre el alcance del fraude perpetrado en los Estados Unidos, recomendamos leer la demanda que introdujo Sidney Powell en contra del Gobernador y del Secretario de Estado de Georgia, haciendo clic aquí.

Se trata de 104 páginas con abundante documentación –respaldada con declaraciones juradas– sobre los delitos electorales cometidos en esa entidad con el fin de arrebatarle el triunfo a Trump y otorgárselo a Biden.  

Impacto en el electorado

Las denuncias sobre fraude electoral han causado gran impacto en el pueblo estadounidense pues, según la encuestadora Rasmussen, el 75% de los republicanos cree que la elección le fue robada a Trump; pero más importante aún, el 30% de los votantes demócratas opina lo mismo.

Estas elecciones han cambiado la percepción que tienen los ciudadanos del mundo entero sobre el voto electronico, pero también han puesto en evidencia el peligro que significa el régimen de Maduro para las democracias occidentales.

No es poca cosa que el software de Smartmatic haya sido creado en Venezuela por aliados de Chávez y de Maduro con el objetivo explícito de cometer fraude y exportarlo a otras naciones, como denunciaron los abogados de Trump.

Para “la brisita” todo vale

Esta denuncia, sumada a la desestabilización regional provocada por la “brisita bolivariana” –nombre dado por Nicolás Maduro y Diosdado Cabello a las protestas vandálicas en América Latina, impulsadas desde Venezuela– y otras formas de guerra no convencional, convierte al régimen de Maduro en enemigo de la humanidad.

El último episodio de la “brisita bolivariana” fue el sábado pasado en Guatemala, cuando cientos de manifestantes –en su mayoria encapuchados– prendieron fuego al Congreso en protesta por la aprobación del presupuesto nacional para 2021.

No parece casual que el Foro de Sao Paulo este martes 24 de noviembre, haya publicado un comunicado “por el respeto a los Derechos Humanos, la transparencia y contra la represión” donde apoya las manifestaciones vandalicas en el país centroamericano. https://forodesaopaulo.org/pronunciamiento-del-gt-sobre-la-situacion-de-guatemala/

La izquierda tiene un plan: subvertir a la región. El objetivo es derrocar gobiernos a través de protestas y disturbios violentos o por medio del fraude. Para ellos, todo vale.

@NituPerez
pereznitu@gmail.com

Deja una respuesta