«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Socio-Director de Eurogroup Human Resources.Orgulloso de colaborar con Intereconomía desde abril de 2012."""
Socio-Director de Eurogroup Human Resources.Orgulloso de colaborar con Intereconomía desde abril de 2012."""

¿Nos engaña el PP comparando a Rajoy (el clon de ZP) con Cameron?

11 de mayo de 2015

La reciente victoria electoral por mayoría absoluta del partido Tory y su líder conservador, David Cameron, en Reino Unido ha sido celebrada por el Partido Popular español en clave de “premonición comparativa”. Y en función de ello, el PP se ha atrevido a lanzar otra de sus falsas y ambiguas estrategias electorales.   

En este sentido, el PP está tratando de proyectar un paralelismo político-marketiniano entre la gestión de Cameron y la de Rajoy, y este mensaje lo  está dirigiendo al “electorado indeciso” de nuestro país, sobre todo, a través de los medios de comunicación afines.

En otras palabras, el ejecutivo de Rajoy cree que puede engañar a los españoles comparando el éxito gerencial de Cameron en Reino Unido con la nefasta anti gestión del PP en España.

Porque la única coincidencia existente entre estos dos partidos radica en el contenido del discurso desarrollado por ambos en sus respectivas campañas electorales, puesto que tanto los conservadores británicos como los “prozapateristas del PP” españoles han basado el mismo en la recuperación económica y en la desastrosa herencia recibida por los anteriores gobiernos. (Laboristas en UK y socialistas en España).

Tanto es así, que las diferencias respecto a las cuentas de resultados que dejan estas dos formaciones políticas en sus respectivos países son abismales.

Puesto que el partido conservador británico ha terminado la legislatura con pleno empleo en Inglaterra (4,2%), y rozando el pleno empleo en Reino Unido (5,6%). Además, el crecimiento del PIB británico en 2014 estuvo cercano al 3%. Y, por supuesto, el gobierno de Cameron ha reducido en más de la mitad el ruinoso déficit que dejó el partido laborista, (del 11,5 al 5,4% del PIB).

Pero, sobre todo, Reino Unido se ha convertido, bajo el mandato de Cameron, en el motor de creación de empleo de la UE.

Y estos objetivos los ha podido cumplir Cameron gracias al desarrollo de una política económica que ha concedido el protagonismo de la economía al sector privado, reduciendo el intervencionismo estatal y la presión fiscal.

Por el contrario, el nivel de desempleo en España está actualmente en niveles similares a noviembre de 2011 (cuando el PP accedió al poder), y aunque la tendencia es progresivamente a la baja, el nuevo empleo creado por el PP es, en su mayor parte, “seiscientoeurista”, precario, temporal y turístico.     

Debido a que el actual modelo de mercado laboral español no permite la creación de un empleo de calidad en el sector privado. Todo ello es a causa tanto del “capitalismo de amiguetes” como  del parasitismo que ejerce la casta político-sindical, y todas sus macro redes clientelares, sobre la economía productiva.

Igualmente, mientras los abusivos y confiscatorios impuestos de los españoles, además de nuestra impagable deuda pública, vayan destinados en primer término a sostener las estructuras político-administrativas de nuestra económicamente insostenible Administración, no se creará empleo privado de calidad en España.   

Aunque la principal herencia que dejará el PP, heredada a su vez del PSOE, a los españoles será un modelo político-económico y social injusto y desigual, en el conviven dos diferenciadas clases de ciudadanos:

Los privilegiados que se encuentran bajo la mafiosa protección de los dos principales partidos políticos, los dos sindicatos de clase  y el corrupto círculo del poder económico (conexión economía-partitocracia).

Y los “nuevos pobres”, es decir, el resto de españoles, que cada vez se sentirán más excluidos al haberse mal posicionado en la cara oscura del sistema.

Y es que las políticas del PP de Rajoy, al igual que las del PSOE de Zapatero, han servido para beneficiar económicamente a los oligopolios y monopolios de la energía, el petróleo y el gas, a los dos grandes lobbies del IBEX-35 y a la casta político-sindical.  

Y al mismo tiempo, las mismas han provocado la práctica aniquilación de las pymes, los autónomos y la clase media española, potenciando con ello la tercermundista desigualdad existente actualmente en nuestro país.     

Por no hablar de la corrupción institucionalizada del PP-PSOE,  en sobres y en diferido o a golpe de ERE´s y cursos de formación, dos partidos podridos que dejan a España en una profunda crisis política, económica, laboral, social, moral…  

Antes de las elecciones en Reino Unido, las encuestas no mostraban un triunfo claro de Cameron, no obstante y finalmente, muchos electores indecisos se han decantado por el voto conservador. Y este es el “clavo ardiendo” al que se quiere agarrar el PP de Rajoy.

Pero el PP no puede considerarnos tan ignorantes a los españoles como para tratar de engañarnos, insinuándonos que la gestión de Cameron es similar a la de Rajoy.     

Muchos ciudadanos británicos han votado a Cameron en función de sus exitosos resultados económicos. Pero a Rajoy lo votarán únicamente los españoles que tienen “algo que ganar” bajo la sombra del PP y aquellos que tienen miedo de que venga otro partido todavía mas destructivo. Sin duda, una diferencia relevante.

.
Fondo newsletter