'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Ver la biografía

España crea empleo

5 de marzo de 2014

Bueno, los aguafiestas de siempre dirán que es poco. Y tienen razón. Pero por algún sitio hay que empezar. España, por primera vez en la crisis – para seis años ya- crea empleo a nivel interanual. Pasó en febrero. Es una gran noticia.

Muchos han criticado la Reforma laboral de Fátima Báñez, sin duda una de las más beneficiosas para España en su conjunto para la creación de empleo y para salir de la crisis. Es la reforma que ha permitido aguantar miles de puestos de trabajo en nuestro país gracias al control salarial y a que permite la negociación de las condiciones laborales dentro de la propia empresa sin necesidad de los convenios colectivos. Es la reforma laboral que ha paralizado la sangría de la destrucción masiva de Pymes en España, en donde el dueño de un restaurante se arruinaba (antes de la reforma) si quería despedir a un empleado por la caída de los ingresos. Ahora en España se negocia. De verdad.

Es más, la reforma laboral de Fátima Báñez, la más importante en lo que llevamos de siglo, y en lo que llevamos de Democracia para el sistema laboral español, permite flexibilizar los horarios e incrementar la productividad. Algunos dicen que “precariza” el empleo; yo creo que lo que hace es “hacernos responsables de nuestro empleo”. Porque todos somos responsables de nuestros sueldos, los asalariados los primeros. Ya no vale con “colocarse”, hay que demostrar en un marco legislativo seguro y moderno, que somos pro-activos en el mantenimiento de nuestros trabajos.

La Reforma laboral, si la economía no se nubla, y se mantiene el crecimiento económico previsto, permitirá crear empleo neto con una tasa de PIB del 1,4% – 1,5%. Algo imposible de maginar hace unos años.

Los críticos dicen que el empleo que ahora se crea es “precario”, que ya no se contrata como antes. Dicen que ahora son contratos temporales, como si un contrato tuviera que ser un pacto con el diablo. Y esta bien que todos seamos conscientes que ya no hay contratos “ de por vida”, sino conciencia de que trabajamos y formamos parte de proyectos empresariales que necesitan del concurso de los trabajadores y de los empresarios para triunfar.

 

Fátima Báñez, que tuvo que soportar dos huelgas generales en seis meses, empieza a ver los frutos de una gran reforma. Y los veremos todos. España necesitaba esa ley – algunos, los más liberales como el FMI dicen que “corta”-, pero el sentido común indica que fue ajustada, necesaria, y que empieza a funcionar.

TEMAS |

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter