Javier Algarra: 

A la guerra de Gila con barretina

Opinión
Avatar