«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Hacemos lo que podemos

29 de octubre de 2014

El PP se deshace lentamente -como una ucedé cualquiera- con ese curioso matiz de los partidos del centro, que son los únicos capaces de disolverse mientras ocupan el poder, porque esas mayorías que en otras formaciones son cemento de intereses, para ellos se transforma en un terrible disolvente. Sucede que los fanáticos de la equidistancia -los tibios que sirven de vomitivo a los dioses- todavía no han entendido que la misma naturaleza del centro político lo convierte en una meta inconquistable, primero porque falta una referencia diestra -no puede haber centro si no hay dos polos- y segundo porque la siniestra no para de moverse, porque la utopía de lo progre es un palo y una zanahoria. Así hemos contemplado estos años la larga marcha hacia el centro -o sea, hacia la nada- que es lo más parecido que ha habido en política a la carrera interminable de Forrest Gump, cuando corría el tipo como un desesperado sin destino alguno, y le jaleaban memos de toda condición, algunos incluso trotando junto a él.

Mariano Rajoy se esfuerza en convertirse en el peor presidente de la democracia, y parece que sólo en eso se esfuerza. En lo demás aplica esa desidia fatalista y displicente -no hago una ley porque me la van a cambiar cuando pierda, que voy a perder-, contemplando la actualidad a través de un plasma pagado con dinero negro. Como si fuera el show de Truman pero al revés, y la realidad trágica de los españoles sólo una película de la que se lamenta convencido d eque no tiene nada que ver con él.

Sólo ante la corrupción de su partido -y sólo en ocasiones- parecía despertar de su letargo. Pero en esos casos su actividad se dirigía en el sentido contrario al de la indignación popular, y a Bárcenas, su fiel tesorero, le escribía aquello de “aguanta, hacemos lo que podemos”. Presidente, hubiese sido más exacto decir “haremos que salga Podemos”, porque ya hemos entendido que el PP concurrirá a las próximas elecciones con un único punto en su programa: “que viene el coco”, tratando de hacer el negocio del miedo, que es el que hacen las tiendas de los chinos en Halloween. Gil Robles ya lo utilizó hace un porrón de años. Y le salió como le salió.

.
Fondo newsletter