«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Actor. Cine, teatro y televisión. Fue diputado en el Congreso de los Diputados y jefe de grupo en las Cortes Valencianas. Actualmente trabaja en 7NN. Dirige y presenta 'ConToni' los sábados por la noche.
Actor. Cine, teatro y televisión. Fue diputado en el Congreso de los Diputados y jefe de grupo en las Cortes Valencianas. Actualmente trabaja en 7NN. Dirige y presenta 'ConToni' los sábados por la noche.

Helados

15 de noviembre de 2022

La semana ha transcurrido con total normalidad. Los jefes de Estado se reúnen en un resort de lujo en medio del desierto para fijar los nuevos mandamientos de la religión cambioclimática. Correos emite un sello comunista. Los sanitarios se manifiestan sólo donde gobierna el PP. La portavoz del Gobierno pide la vuelta del NODO, y Sánchez vuelve a resultar un mentiroso al comprar unos días más en la Moncloa a cambio de ceder con los golpistas. No bastaba con indultarles. Había que facilitarles la vuelta a la política y asegurar que, aunque cumplan sus amenazas, –lo volveremos a hacer– saldrán una vez más de rositas.

Tropecientos mil jets privados sobrevolaron Egipto pero tú no calientes tu casa y abrígate con edredón. Se reunieron con algunas grandes empresas que engordarán su cuenta de beneficios para diseñar planes que nos dañarán mucho más que ese calentamiento que no es ni de lejos tan grave como pretenden hacernos creer.

Correos, la empresa en la que Sánchez colocó a un amiguete cobrando más de cien mil euros, lanza un sello con el que homenajea al Partido Comunista. Hasta Gary Kasparov ha salido a sugerir al Gobierno español que, ya puestos, saque otro con la esvástica. Un pronunciamiento de la Eurocámara que equiparaba ambas ideologías criminales respalda al genio del ajedrez. ¡Pero qué sabrá Gary! Hombre…¿Quizá haber vivido en un régimen comunista? Finalmente, una juez suspende la emisión del sello a petición de los abogados cristianos. El PCE se queja amargamente de la falta de independencia judicial. Ellos, que con Podemos exigían fidelidad ideológica a los jueces para ascender en el escalafón.

A la derecha que gobierne le espera un combate callejero desde el primer día, alentado por todos los colectivos que ahora callan de manera cobarde e interesada

Se multiplican las quejas del colectivo sanitario que sólo se moviliza en aquellos lugares donde no gobierna la izquierda. Poco importa que en comunidades socialistas las listas de espera sean mucho mayores o que Madrid lidere en inversión, trasplantes, reputación; que el 40% de los mejores MIR elijan la capital como destino o que posea más hospitales públicos entre los mejores del mundo que el resto de España.

Los manifestantes, esos que en el pasado se escandalizaban al escuchar “Coletas, rata”, entonan alegremente “Ayuso asesina”. El ministro Illa ¡Illa! apoya la movilización. No tienen vergüenza.

Es sólo un atisbo de lo que nos espera. Lo normal sería que Sánchez pierda el gobierno tras dejar el país hecho trizas. A la derecha que gobierne le espera un combate callejero desde el primer día, alentado por todos los colectivos que ahora callan de manera cobarde e interesada ante cada despropósito, cada abuso.

Isabel Rodríguez pide un espacio en los medios de comunicación para alabar el trabajo del Gobierno. No les bastan los masajes en las televisiones públicas y en la mayoría del resto de medios, regados por un gobierno que es el anunciante más poderoso de España, muy por encima de P&G, Orange, Línea Directa o El Corte Inglés. Son insaciables. Quieren el Granma. Una sola voz oficial.

¿Se imaginan un gobierno que pacte con unos violadores una rebaja de sus penas en el código penal? Eso es lo que ha pasado en España

Sánchez vuelve a mentirnos. Bueno… Pedir las sales o sorprendernos es absurdo a estas alturas. Ha demostrado una y otra vez que no tiene límites, que está dispuesto a todo para mantenerse un día más en la Moncloa. Debiera extrañarnos que mantenga alguna de sus promesas o nos diga una sola verdad. Trump dijo que aunque le vieran pegando tiros por la séptima avenida le seguirían votando. Sánchez podría cometer la mayor barbaridad imaginable y el votante socialista le disculparía. Las Charos, los tropecientos mil colocados, los cientos de miles de españoles que están dispuestos a tragar los sapos que haga falta con tal de que no gobierne “la malvada derecha”, los barones que se quejan una vez más con la boca pequeña…

¿Se imaginan un gobierno que pacte con unos violadores -que amenazan con repetir sus hazañas- una rebaja de sus penas en el código penal? Eso es lo que ha pasado en España. Algunos avisaron hace mucho. A Albert Rivera lo destruyeron ciertos poderes y votantes por negarse a pactar con semejante tiparraco.

Me pongo en la piel de los ciudadanos catalanes que aguantarán estos días la humillación. Van a ver que los que se saltaron la ley, provocaron disturbios, destrozaron las calles y la convivencia, los que consiguieron que esa comunidad autónoma pasara de ser una de las más prósperas a engrosar el vagón de cola, van a pasearse ufanos por las calles y podrán volver a presentarse a unas elecciones. Un horror.

No sé qué podría decirles. Es complicado exigir un heroísmo tan costoso al personal. Me recuerda a esas víctimas vascas que deben convivir con los asesinos, los chivatos o quienes les defienden y homenajean. Qué difícil.

En cuanto a España…Queda un año. La madre de Pagaza le dijo a Patxi López: “Dirás y harás cosas que me helarán la sangre”. En eso estamos.

¿Calentamiento global? Estamos helados.

.
Fondo newsletter