«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Las juergas de la UGT

27 de agosto de 2013

Cuando un sistema se desmorona, ninguno de sus actores queda a salvo de la tempestad. ¿Acaso creen que el estallido del caso Urdangarín hubiera sido posible hace una década? La oligocracia española tiene entre sus sostenes principales a sindicatos y partidos, convertidos ambos –nada más contradictorio con la democracia que los democratistas prometen perseguir– en instituciones del Estado. Fue la carta otorgada del consenso socialdemócrata de 1978 la que introdujo en nuestro sistema político los mecanismos de expansión del cáncer del nacionalismo, el buenismo elevado a dogma, los sindicatos como instituciones estatales o la vulneración sistemática de la propiedad privada. El secuestro de la libertad política es su consecuencia. Ni división de poderes, ni representación.Pues bien, una vez asentado el clientelar sistema en España, dividida la nación histórica en 17 republiquetas a cada cual más intervencionista, sólo era cuestión de tiempo que el dinero ajeno se terminase. Y con ello comenzasen los ajustes de cuentas entre clanes, bandas o facciones. Provocando el conocimiento público de lo que antaño sólo se susurraba. De Bárcenas a la UGT.Lo de UGT Andalucía es un escándalo que en un país con libertad política tendría serias consecuencias para los implicados. Se trata del saqueo del dinero público destinado a la formación para el empleo (supriman todas esa ayudas y bajen sustancialmente las cotizaciones sociales, señores del Gobierno) a mayor gloria de los juerguistas de la UGT, el histórico sindicato vinculado al histórico PSOE de los cien años de honradez. Y cuarenta de vacaciones, añadían los comunistas con mala baba y rigor.Lo último que se ha conocido del asunto, en el que se entremezclan la coca, las prostitutas y la cara dura de los oligarcas, es el pago de una juerga en la Feria de Abril de 2010. 12.716 euros del ala y el copón, pagados por la Consejería de Empleo del gobierno autonómico de la región del paro. Griñán, a casa.¿Creen ustedes que estos días los sindicalistas se habrán levantado avergonzados, exigiendo depurar responsabilidades? ¿Que los socialistas andaluces no saben bajo qué piedra esconderse una vez conocidas las andanzas de parte de los suyos?Entonces es que no comprenden cómo funciona la cosa. Los sindicalistas están indignados contra la prensa canalla que ha dado a conocer el saqueo de dinero público y también con los ciudadanos enfadados por el trinque. Porque, como buenos oligarcas, creen que están en su derecho a gastarse lo que el Estado coactivamente nos quita y que con nuestro esfuerzo nos hemos ganado, para que ellos se pongan morados a finito en la Feria. Y eso, exactamente eso, es el sistema.

.
Fondo newsletter