«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Licenciada en Periodismo por la Universidad CEU San Pablo y Máster en Periodismo de Agencia por la Universidad Rey Juan Carlos. Tras casi una década en el Grupo Intereconomía (La Gaceta, Intereconomía TV y Semanario Alba), es ahora jefa de Prensa del Grupo Parlamentario VOX en el Congreso de los Diputados.
Licenciada en Periodismo por la Universidad CEU San Pablo y Máster en Periodismo de Agencia por la Universidad Rey Juan Carlos. Tras casi una década en el Grupo Intereconomía (La Gaceta, Intereconomía TV y Semanario Alba), es ahora jefa de Prensa del Grupo Parlamentario VOX en el Congreso de los Diputados.

La mentira más cara del PSOE

8 de mayo de 2023

Marzo de 2022. Un sí unánime tiñe de verde la pantalla de votos del Congreso. Todos los diputados presentes aprueban la tramitación de la conocida como ley ELA, una iniciativa de Ciudadanos, que en su nombre completo describe claro el objetivo de la norma: «Garantizar el derecho a una vida digna de las personas con esclerosis lateral amiotrófica».

Aquel marzo de 2022, hace ya más de un año, las personas prisioneras de esta enfermedad celebraron lo que era para ellos una buena noticia. La noticia de su vida…literalmente. Más de un año después, no hay ley ELA en vigor, y muchos enfermos de esclerosis lateral amiotrófica no viven para contarlo.

Que el PSOE vive instalado en la mentira no es noticia. Que Pedro Sánchez no necesita somníferos para dormir a pierna suelta y cabalgar las contradicción de pactar con quien había rechazado públicamente, tampoco. Pero sería injusto que a Sánchez se le recordara sólo por haber engañado a sus electores con lo del pacto gubernamental. No puede salirle gratis esta otra mentira de su partido. La mentira más cara. La mentira más letal.

Desde aquella aprobación en el Pleno del Congreso la ley ELA permanece bloqueada en un cajón por la única voluntad de los partidos de Gobierno. El PSOE, semana tras semana, pide ampliar el plazo de presentación de enmiendas a esa ley que, de forma unánime, aprobó la Cámara. No sabemos qué retoques querría hacer el Partido Socialista; qué preocupa tanto a los señorías del PSOE para que, semana tras semana, apliquen la mayoría en la Mesa del Congreso (perfecta alianza de PSOE y Podemos) y dejen aparcado el debate de la ley. Lo que sí sabemos es que han conseguido retrasar durante más de un año, con 46 ampliaciones de plazo, un texto que podría estar funcionando hace meses.

Salvo sorpresa mayúscula —y ojalá que así ocurra— acabará la Legislatura sin que sus señorías del PSOE y Podemos pidan perdón por haber dilatado de forma torticera lo que fue voluntad de todo el Congreso. Los mismos diputados del PSOE que apretaron el botón verde; que permitieron la aprobación en el pleno de la ley ELA, engañan desde aquel marzo del 22 a sus votantes (y a todos los españoles), que atónitos y ajenos al desarrollo parlamentario, se preguntan por qué no hay Ley ELA más de un año después de su presunta aprobación. Y la única respuesta que se puede dar es que por una burda, cruel y letal mentira.

No se atrevieron a desvelar en público que no querían aprobar esa ley que busca ayudar a enfermos dependientes, unidos a un respirador y a un cuidador para poder amanecer un día más. Prefirieron mostrar una falsa buena voluntad ante las cámaras de televisión y su peor cara, la del filibusterismo parlamentario, a puerta cerrada y con nocturnidad. Un engaño compartido por Moncloa, que advertida y presionada por multitud de voces más o menos influyentes podría haber arreglado el asunto de un plumazo: un decreto ley para la Ley ELA. No les habría resultado difícil; de hecho el Gobierno de Sánchez es el maestro del decreto ley, con más de 130 presentados en esta Legislatura. Algunos, por ejemplo, para dar cabida a Pablo Iglesias en el CNI. Eso sí fue, a ojos del Gobierno, de extraordinaria y urgente necesidad. Esto de la ley ELA, al parecer no. No está entre sus prioridades.

Es una mentira más del Gobierno. Pero no es solo una mentira más. Es la mentira más letal; la más cara; la más vergonzosa, la más inhumana. La que no debería salirles gratis. Porque su mentira ha costado vidas. Su mentira ha jugado con las ilusiones de quienes necesitan de esta ley para seguir viviendo. Su mentira ahonda en la impotencia, vulnerabilidad y desamparo de los enfermos que hace un año celebraron el consenso de lo que (hoy lo sabemos) no fue más que una farsa. No es la más famosa, pero es la mentira más cara del PSOE. En su conciencia pesa.

.
Fondo newsletter