«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Nacido en Madrid, de madre inglesa, casado y padre de cuatro hijos, es un empresario, abogado y articulista que pasó más de una década inmerso en el mundo de la política madrileña. Sus pasiones son escribir, la empresa y la política.
Nacido en Madrid, de madre inglesa, casado y padre de cuatro hijos, es un empresario, abogado y articulista que pasó más de una década inmerso en el mundo de la política madrileña. Sus pasiones son escribir, la empresa y la política.

La zarandaja

29 de enero de 2023

La más reciente contribución de Feijóo al debate nacional es la propuesta que le hace al PSOE de pactar para investir como alcalde a que quien saque más votos en las próximas elecciones municipales: la denominada doctrina de la lista más votada. Esta propuesta que hace Feijóo al PSOE (recalco) se limita a las elecciones municipales, pero está claro que va más allá, y que también le gustaría que se hiciera efectiva para las elecciones autonómicas y generales.

Esta zarandaja, en palabras de Abascal, habría implicado, por ejemplo, que Carmena hubiera sido alcaldesa de Madrid en 2019 en lugar de Almeida. Si lo aplicamos al resto de elecciones, tampoco Moreno habría sido presidente de Andalucía, la mayoría absoluta posterior trae causa en aquella victoria inicial en 2018 con Ciudadanos y VOX.

La propuesta de Feijóo tiene mucho calado. Es una zarandaja en su significado de irresponsabilidad porque implica un ajuste constitucional o una reforma encubierta de la Constitución pactada entre los dos protagonistas del bipartidismo: PP y PSOE. Y se hace, claro, de espaldas a una realidad política que ya no es bipartidista. Suena a un desesperado intento de mantener el consenso por el cual la izquierda pone las ideas y la derecha las gestiona. La propuesta pretende que nada cambie, que todo siga igual. Lo valiente sería proponer una coalición con el PSOE y someterla a las urnas, aunque en tal caso el resultado puede ser terrible para el PP.  

Es una zarandaja irresponsable, pues abre el melón de las reformas constitucionales encubiertas. Sobre todo cuando la segunda versión del sanchismo, la que nos puede caer encima si revalida sus posibilidades de gobierno tras las próximas elecciones generales, implicará necesariamente algún tipo de consulta independentista en Cataluña, y por qué no, ya puestos a ser irresponsables, también en el País Vasco. No estamos en el mejor momento para jugar a constituyentes sin utilizar las reglas que la propia Constitución establece para su reforma.

La propuesta de Feijóo también implica ir contra la propia historia del PP. Es una zarandaja, ahora en su significado de idea despreciable, pues no tiene en cuenta que fue la irrupción de VOX en Madrid y Andalucía la que permitió recuperar la alcaldía de Madrid y, por supuesto, romper las mayorías históricas del PSOE en Andalucía. Sin VOX, ni Almeida, ni Moreno ocuparían sus actuales sillones. Creo que los votantes de VOX deberían ser objeto de algo más de respeto y reconocimiento, pero pedirle eso al PP es imposible; para sus dirigentes, VOX es poco más que una filial díscola y alocada; unos «protestantes» que deberán volver más pronto que tarde a «la casa común».

La política ficción es muy poco aconsejable, pero habría que preguntarse cómo estaría el PSOE y Sánchez sin la dura oposición de VOX, y sin que hubiera facilitado la victoria en plazas tan importantes como Madrid y Andalucía. En política son esenciales las tendencias, y VOX ha protagonizado y ha facilitado victorias para el PP que han debilitado enormemente al sanchismo y a la podemía. Desde luego, VOX ha sido clave para romper la tendencia que habría llevado a la consolidación de la izquierda tal y como la concibe Pedro Sánchez.

España se juega mucho el año próximo con las sucesivas elecciones locales y regionales, y también, con las más importantes: las elecciones generales. Nos jugamos que se asiente aún más este consenso socialdemócrata y federalista que nos está llevando a la ruina y a un futuro muy negro para nuestros jóvenes. El PP de Feijoó está cada vez está mas escorado a la izquierda, a un «macronismo» muy afrancesado. En este contexto, la voz de VOX con el voto consolidado en un 15% o incluso más es absolutamente necesaria para empezar a deshacer la madeja del «consenso progre» y sus innumerables tonterías que atenazan la prosperidad y el talento de los españoles.   

.
Fondo newsletter