«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Nací en Tui, (Galicia) el 14 de Septiembre de 1948. La sangre de mi madre viene de Covelo (Galicia) y la de mi padre de Allariz (Galicia). Así que ninguna duda acerca de mi pertenencia galaica. Estudié Derecho en la Universidad de Deusto y en 1973 ingresé en el Cuerpo de Abogados del Estado con el número uno de mi promoción y algunos dicen que con la mejor nota de toda la Historia de ese prestigioso Cuerpo Jurídico. Pero me atraía el mundo empresarial así que los tres años comencé mi andadura en Laboratorios Abelló S.A. y de ahí pasé a ser Vicepresidente y Consejero delegado de Antibióticos S.A., además de accionista con cerca del 25 por 100 del capital social. En 1987 lideré la venta de Antibióticos a Montedison, el poderoso grupo químico farmacéutico italiano. Nos pagaron 450 millones de dólares de aquella época, por el cien por cien de la empresa. A mi me tocaron 13.000 millones de las antiguas pesetas. Junto con Juan Abelló decidimos invertir gran parte del dinero obtenido con la venta de Antibióticos en Banesto, un banco con tradición industrial. En Octubre de 1987 fuimos nombrados consejeros y Vicepresidentes los dos; en Noviembre me nombran Consejero delegado y en diciembre Presidente. Creé la Corporación industrial Banesto y fui su presidente. Tambien presidí la aseguradora La Unión y el Fénix y la Fundación Cultural Banesto. El 28 de Diciembre de 1993, el Gobierno, con la anuencia y consentimiento de la oposición del PP (Aznar) decide intervenir Banesto. En 1994, Noviembre, el Fiscal por orden del Gobierno interpone querella criminal contra algunos miembros del consejo de Administración, pero no todos, sólo los mas próximos o cercanos a mi persona. El 24 de Diciembre de ese año 1994 me ingresan en prisión con carácter ”preventivo”. El 26 de Febrero de 1.998 me ingresan por segunda vez en prisión por apropiación indebida de 600 millones de pesetas en un caso llamado Argentia Trust. Cinco años después la Justicia Suiza envió los documentos que acreditaban sin la menor duda que no me apropié ni de una sola peseta de ese dinero, que fue cobrado por conocidos intermediarios en la sociedad española, que no fueron condenados, ni siquiera por haber mentido en juicio. En 2002, 29 de Julio, ingreso por tercera vez en prisión, ahora por condena del Tribunal Supremo que duplicó y elevó a veinte años la condena impuesta por la Audiencia Nacional por el caso Banesto. En 2008 me fue concedida la libertad condicional. El Comité de Derechos Humanos de la ONU, ante el que reclamé contra el Estado español, que fue defendido por el abogado del Estado, anuló la condena impuesta por el Tribunal Supremo por violación de Derechos Humanos. El Estado español no ha cumplido la anulación de dicho Comité, a pesar de haber suscrito y ratificado el Convenio de Derechos Civiles y Políticos. He escrito un primer libro llamado “El Sistema mi experiencia del Poder”, en 1994. Dicen algunos que tuvo que ver con mi ingreso en prisión... Tambien soy autor de “Derecho Penitenciario Vivido” (2006) , “La palabra y el Tao” (2008), “Cosas del Camino” (2009) y “Memorias de un preso” (2009) que al día de hoy (8/4/10) va por la novena edición. Por el momento esto todo lo que en síntesis puedo contar de mi trayectoria exterior, salvo aclarar que en estos momentos mi situación es de total libertad.
Nací en Tui, (Galicia) el 14 de Septiembre de 1948. La sangre de mi madre viene de Covelo (Galicia) y la de mi padre de Allariz (Galicia). Así que ninguna duda acerca de mi pertenencia galaica. Estudié Derecho en la Universidad de Deusto y en 1973 ingresé en el Cuerpo de Abogados del Estado con el número uno de mi promoción y algunos dicen que con la mejor nota de toda la Historia de ese prestigioso Cuerpo Jurídico. Pero me atraía el mundo empresarial así que los tres años comencé mi andadura en Laboratorios Abelló S.A. y de ahí pasé a ser Vicepresidente y Consejero delegado de Antibióticos S.A., además de accionista con cerca del 25 por 100 del capital social. En 1987 lideré la venta de Antibióticos a Montedison, el poderoso grupo químico farmacéutico italiano. Nos pagaron 450 millones de dólares de aquella época, por el cien por cien de la empresa. A mi me tocaron 13.000 millones de las antiguas pesetas. Junto con Juan Abelló decidimos invertir gran parte del dinero obtenido con la venta de Antibióticos en Banesto, un banco con tradición industrial. En Octubre de 1987 fuimos nombrados consejeros y Vicepresidentes los dos; en Noviembre me nombran Consejero delegado y en diciembre Presidente. Creé la Corporación industrial Banesto y fui su presidente. Tambien presidí la aseguradora La Unión y el Fénix y la Fundación Cultural Banesto. El 28 de Diciembre de 1993, el Gobierno, con la anuencia y consentimiento de la oposición del PP (Aznar) decide intervenir Banesto. En 1994, Noviembre, el Fiscal por orden del Gobierno interpone querella criminal contra algunos miembros del consejo de Administración, pero no todos, sólo los mas próximos o cercanos a mi persona. El 24 de Diciembre de ese año 1994 me ingresan en prisión con carácter ”preventivo”. El 26 de Febrero de 1.998 me ingresan por segunda vez en prisión por apropiación indebida de 600 millones de pesetas en un caso llamado Argentia Trust. Cinco años después la Justicia Suiza envió los documentos que acreditaban sin la menor duda que no me apropié ni de una sola peseta de ese dinero, que fue cobrado por conocidos intermediarios en la sociedad española, que no fueron condenados, ni siquiera por haber mentido en juicio. En 2002, 29 de Julio, ingreso por tercera vez en prisión, ahora por condena del Tribunal Supremo que duplicó y elevó a veinte años la condena impuesta por la Audiencia Nacional por el caso Banesto. En 2008 me fue concedida la libertad condicional. El Comité de Derechos Humanos de la ONU, ante el que reclamé contra el Estado español, que fue defendido por el abogado del Estado, anuló la condena impuesta por el Tribunal Supremo por violación de Derechos Humanos. El Estado español no ha cumplido la anulación de dicho Comité, a pesar de haber suscrito y ratificado el Convenio de Derechos Civiles y Políticos. He escrito un primer libro llamado “El Sistema mi experiencia del Poder”, en 1994. Dicen algunos que tuvo que ver con mi ingreso en prisión... Tambien soy autor de “Derecho Penitenciario Vivido” (2006) , “La palabra y el Tao” (2008), “Cosas del Camino” (2009) y “Memorias de un preso” (2009) que al día de hoy (8/4/10) va por la novena edición. Por el momento esto todo lo que en síntesis puedo contar de mi trayectoria exterior, salvo aclarar que en estos momentos mi situación es de total libertad.

Los fiscales próximos al PP aseguran que la democracia peligra en Cataluña

26 de octubre de 2015

Los fiscales próximos al PP se rebelan contra decisiones del PP. Y aseguran que la democracia peligra en Cataluña. Esto parece la guerra final.

He leído en la prensa que este fin de semana, en Zamora, la ciudad que tiene uno de los mejores románicos de España, se ha celebrado una reunión de la asociación de Fiscales. Me cuentan que hay dos, para variar, una llamada progresista y la otra mas conservadora. Pues bien, la reunión ha sido de la que mantiene postulados mas conservadores y, en consecuencia, mas próximos al PP. Bien, pues las conclusiones han sido poco favorables a las modificaciones legislativas del Gobierno de Rajoy en el mundo del Derecho Penal.

Los fiscales conservadores se quejan, sobre todo, de que la nueva Ley fije unos plazos de instrucción limitados. Es decir, que existe un tiempo máximo para investigar y acusar a una persona. En principio no suena mal porque no se puede tener a la gente eternamente en la posición de “imputado”, que ahora se llama —creo— “investigado”. Y como el impulso procesal depende en algunos, quizás muchos casos de los fiscales acusadores, resulta que un individuo, un españolito de a pie, puede estar años de su vida sujeto a esa condición dependiendo de que los acusadores, y los jueces de instrucción pongan mayor o menor celo en sus actuaciones. Así que en principio, como digo, a mi no me suena mal.

Pero a los fiscales conservadores sí.¿Y eso? Pues porque dicen que la vida es la vida y que las cosas no son en la realidad como funcionan en la teoría, y que la instrucción es mas compleja de lo que parece. Aseguran, y algo de razón tienen, que cuando se investiga se cumple una labor en la que pueden aparecer indicios o senderos de análisis insospechados. Y si el objetivo es averiguar el delito y los culpables, poner límites temporales es cortocircuitar de hecho esa finalidad. Y es verdad lo que dicen de que en materias internacionales las comisiones rogatorias son siempre lentas y tediosas. En este sentido su afirmación de que con estas limitaciones se perjudica la investigación de los casos de corrupción, aun teniendo algo de verdad, es mas ruido que nueces. La solución estaría, a mi juicio, en mantener plazos máximos, superados los cuales, si los fiscales quieren seguir manteniendo a una persona en esa incómoda y costosa posición de “investigado” deberían justificar razonadamente que se ha hecho el trabajo con la celeridad debida, que no se ha podido culminar por razones ajenas a su voluntad, explicando esas razones y solicitando un tiempo complementario que se les concedería cuando estuviera justificado.

Ya se que es mas fácil predicar que dar trigo, pero no se puede tener indefinidamente a una persona en esa posición mientras comprueba que no todos los fiscales y jueces de España cumplen con sus deberes con la diligencia debida. Unos sí, seguro. Otros no, igualmente cierto. Conozco a jueces y fiscales por los que pondría la mano en el fuego sin el menor miedo. Y a otros por los que no acercaría mi mano ni a la llama de una cerrilla.

Y del asunto procesal los asociados pasan a mayores y emiten un comunicado diciendo que, al parecer, hay “peligro de la democracia en Cataluña”. ¡Fuerte! Dicen que desde las propias instituciones públicas catalanas se está atacando la legalidad a quienes deben defender el Estado de Derecho, por lo que se solidarizan con los fiscales que cumplen con su deber en tan dificil situación”. Pues no se si es un poco exagerado decir que hay peligro de la democracia porque se cuestione a unos fiscales. Hombre, son importantes, sin duda, pero hasta ese extremo…. parece un exceso de ego en una tarde zamorana.

¿Estado de Derecho aqui? ¿Hablan totalmente en serio?

Claro que es verdad que la democracia está en peligro en Cataluña. Y en España en su conjunto. O, si se quiere, los rasgos no democráticos del sistema de poder que tenemos son tan evidentes, tan notorios, tan obvios y al tiempo tan lacerantes, que sostener eso que acaban de decir los fiscales es descubrir la rueda. Y uno de los problemas capitales por los que la democracia peligra la tienen en su propia casa, porque debemos ser sinceros y reconocer que el grado de politización de nuestra justicia es elevado y lamentable.

Lo hemos dicho muchas veces. Unos porque lo leen o lo escuchan. Otros porque lo hemos vivido y sufrido. Mientras no se reforme en profundidad la Justicia no hay nada que hacer. Las encuestas entre la gente, en general, y entre los abogados en ejercicio en particular, muestran un descrédito enorme de la Justicia por su lento funcionamiento, ineficiencia y politización. Es un hecho, guste o disguste. Hay que dotar de mas medios personales y materiales a la Justicia, a los jueces y a los fiscales, pero mientras no tengamos jueces y fiscales independientes de verdad no sirven de nada los medios. Mejor dicho, solo sirven para el poder. Y eso es tan cierto como lamentable. Por que el problema es siempre el mismo: el hombre que administra Justicia. Y en el caso de los fiscales se da algo peculiar: responden jerárquicamente a las órdenes superiores. Los jueces, no. Los fiscales deben obedecer. A los jueces se les presiona por otros medios. Me pregunto por qué no cuestionan este extremo que las obliga a todos a seguir la voluntad de quien sea Fiscal General del Estado nombrado por el Gobierno.

En fin, que sí, que tienen razón en algunas cosas de las que dicen, pero a mi modo de ver se quedan demasiado en la superficie y no entran en el fondo. Y las cosas van a cambiar. De eso estoy seguro. Como decía aquel, o de grado o por fuerza, pero van a cambiar. Y viejas estructuras corrompidas por el abuso del poder van a ser demolidas. Es solo cuestión de tiempo. Y algún día los españoles tendremos el derecho de vivir con una Justicia realmente independiente. ¿Soy un optimista? Puede que si. Pero hay que ponerse manos a la obra. Hace ya mucho tiempo que viene siendo urgente

.
Fondo newsletter