«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Los opositores al ‘gaymonio’ exigen un referéndum en Francia

15 de enero de 2013

Tras el éxito de la manifestación del domingo, 115 parlamentarios reclaman una consulta popular para decidir democráticamente si se debe acatar el texto. Defienden el derecho de los niños a tener una madre y un padre.

“Estamos totalmente determinados a adoptar el matrimonio homosexual”. El Gobierno francés ha reafirmado su intención de no responder a la llamada de casi un millón de ciudadanos –según los organizadores– que el domingo se manifestaron en las calles de París para defender «el derecho de los niños a tener una madre y un padre».

Según la portavoz del Gobierno y ministra de los Derechos de las Mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, esta reforma –que califica de “progreso histórico de la sociedad”– se debatirá en el Parlamento y no en la calle”. El Ejecutivo galo volvió a justificar que la intención de la ley que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción de niños es “favorecer una igualdad real”.“Es una cuestión de valores”, afirmó la portavoz de François Hollande.

Oposición

Varios representantes de la oposición, que también asistieron a la manifestación, critican la actitud del Gobierno: el ex primer ministro, Alain Juppé, previene del riesgo que supone la “cabezonería” de un presidente decidido a no ceder. “Se trata de una cuestión muy delicada porque afecta a los sentimientos humanos y puede provocar una división profunda en el seno de la sociedad francesa”, advirtió Juppé.

Cuestión de derechos

Después del éxito de la manifestación más multitudinaria de los últimos 30 años, los opositores al proyecto de ley, que no descartan organizar otra protesta, no quieren rendirse. 115 parlamentarios reclaman un referéndum para decidir democráticamente si se debe acatar un texto que permite no sólo la adopción, sino que también abre la vía a la procreación asistida para que las parejas de lesbianas puedan tener hijos. “Al ser un cambio profundo en la sociedad, es necesario que haya una consulta democrática sobre la cuestión”, aseguró el ex ministro Claude Guéant. Concretamente, los opositores al proyecto de ley consideran que el derecho de los niños a tener una madre y un padre debe prevalecer sobre el derecho de una pareja homosexual a adoptar.

La petición de una votación está recibiendo el apoyo de miles de personas a través de Internet y de las redes sociales. Los defensores de la familia y de la infancia solicitaron en una carta dirigida a Hollande la interrupción de un proyecto de ley “que divide a los franceses”. «No puedes ignorar a esta multitud considerable”, declaró la portavoz del movimiento, Frigide Barjot, que reivindica una manifestación “apolítica, aconfesional y contra la homofobia”.

Además de las decenas asociaciones que organizaron el evento, en la manifestación de París participaron representantes políticos de derechas y de izquierdas, líderes religiosos y también homosexuales que expresaron su oposición al texto.

Los organizadores de la ‘Manif pour tous’ aseguran que el acto congregó a más de un millón de personas en París.

Los representantes de las religiones de Francia expresaron en la Asamblea nacional sus argumentos contra el ‘matrimonio homosexual’.

 

.
Fondo newsletter