«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Biografía

Más solo que la una

23 de octubre de 2014

“Es precisamente en estos momentos cuando como presidente del Gobierno de Canarias debería mostrar más talla política, gestionar con cordura y apostar por la estabilidad, algo a lo que su discurso no está contribuyendo”. No son nuestras las palabras, son del diputado Chano Franquis, del PSOE para más señas, el mismo partido que sostiene un pacto de gobierno con el señor Paulino Rivero.

De hecho, la propia dirección federal socialista ha mostrado su malestar por la petición de la soberanía compartida lanzada esta semana por Rivero, más aún cuando no contó para nada con sus socios de gobierno, y califican la idea de extraña e inadecuada, además de ser un auténtico disparate, según ellos, en medio del conflicto abierto en Cataluña.

Pero no sólo ha sentado mal al PSOE. En Coalición Canaria, los dirigentes insulares lo han dejado sólo con su propuesta soberanista, pues entienden que genera confusión y puede dar a equívocos con una demanda de independencia. Parece ser que la última ocurrencia de Paulino Rivero ha sido una de las gotas que está colmando el vaso de la nueva dirección de los nacionalistas.

En los medios de comunicación se habla de guerra, deslealtades y ya ha empezado el cruce de acusaciones. El nuevo secretario de Organización, José Miguel Ruano, ha exigido que se saque este tema de la agenda pública y se deje para la conferencia política que tendrá lugar el 25 de este mes.

Por su parte, el comisionado para el Desarrollo del Autogobierno y las Reformas Institucionales del Gobierno de Canarias, Fernando Ríos, acusa al próximo candidato de los nacionalistas de estar en una deriva muy centralista, muy derechista, y muy del pactar con el Partido Popular. Este señor, que también es asesor e ideólogo, no sale de una para meterse en otra.

Como ven, parecen que las aguas están revueltas en CC y que Paulino Rivero empieza a estar más solo que la una. Sus propios compañeros de partido y sus socios de gobierno están cansados de las salidas de tono de un presidente que se la ha olvidado cuál es su cargo, en qué consiste, qué es la lealtad institucional y dónde están los límites. Canarias no se merece este comportamiento de su presidente.

Sólo basta comprobar cómo ha hecho una utilización zafia de su representatividad y es capaz de viajar a Madrid para encabezar una manifestación ilegal, frente al Parlamento español, bajo el lema Save Canarias, donde no aparece ni la diputada Ana Oramas, una prueba de que su decisión de atacar día si y día no a un partido y a un Gobierno de España que ha sido elegido mayoritariamente por los españoles no ha sido ni es la mejor estrategia.

Ya se lo hemos dicho por activa y por pasiva. La consulta sobre el petróleo que ha anunciado Paulino Rivero es ilegal en cuanto en tanto las leyes sólo prevén consultas autonómicas sobre temas de competencia autonómica, y en este caso, la competencia de las prospecciones solo las tiene el Estado.

Aún así, como un suicida político, al estilo de Artur Mas, el presidente del Gobierno de Canarias ha anunciado este referéndum para el 23 de noviembre. La pregunta elegida es: “¿Cree usted que Canarias debe cambiar su modelo medioambiental y turístico por las prospecciones de gas o petróleo?». La pregunta implica un fraude de Ley en sí misma.

Como no podía ser de otra manera también esta cuestión ha levantado ampollas. Son muchas las voces críticas que han declarado que es poco clara y genera confusión. Y una vez más, los reproches no sólo vienen del PP. Tenemos de miembros de CC, del PSOE, de la Patronal e incluso de ecologistas que están en contra de las prospecciones.

No sabemos qué pasará, pero si les podemos asegurar que nos asombra e incluso nos produce tristeza que después de siete años representando a los canarios, con sus aciertos y errores, Paulino Rivero se haya quedado más solo que la una.

.
Fondo newsletter