Julio Ariza: 

Descanse en paz, Don Emilio

Opinión
Julio Ariza