«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Olvidar a los soldados

16 de diciembre de 2014

Si a don Mariano le parecía un coñazo asistir a un desfile en la Castellana, no hay que sorprenderse de que haya mandado a la vice al quinto pino de Afganistán, donde siguen nuestros soldados haciendo un trabajo silencioso, o más bien silenciado, que sólo se acuerdan de ellos para hacer un chritsmas en el hospital de campaña, perpetuando esa imagen pueril de que el ejército es una ONG sanitaria con uniformes verdes. De esta memez nos va a rescatar pronto la realidad, porque el mundo no camina precisamente hacia la fraternidad universal y el desarme, igual que el PP no se dirige a otra mayoría absoluta. Hay profecías que resultan muy evidentes.

Mientras tanto, este pacifismo de salón y de mala teología lo pringa todo como si fuera brea, un alquitrán que han esparcido los malos y los necios. Los primeros para disfrutar de la hegemonía indiscutida del matón de barrio -todos los sediciosos son antimilitaristas- y los segundos porque se creen seres casi angelicales al rechazar guerras que no vivieron -mientras tratan de no enterarse de cuántos de sus impuestos cayeron sobre Belgrado transformados en trinitrotolueno.

El rollo de paz y amor tenía su sentido y su explicación en el Oeste mientras algunos intelectuales depravados cobraban en rublos, o durante el lánguido efecto del LSD. Ahora está más subvencionado por el miedo, y se multiplican los fanáticos de la equidistancia, convencidos de que en el centro sus ahorros están más seguros. Por estas cosas y estas gentes -el miedo, los malos y los necios- seguimos apartando a nuestros ejércitos del protagonismo y reverencia que disfruta en todos los países que solemos señalar como referentes. Qué error, porque no estamos lejos de necesitar a aquel famoso pelotón de soldados.

 

 

.
Fondo newsletter