Julio Ariza: 

Padre y muerte

Opinión
Julio Ariza