'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Alejo Vidal-Quadras - (Barcelona, 1945), Doctor en Ciencias Físicas y Catedrático de Física Atómica y Nuclear, desarrolló entre 1968 y 1989 una fecunda trayectoria en los campos de su especialidad: la Física de las Radiaciones, la Radioactividad Ambiental y la Radioprotección. Ha ejercido su labor investigadora y docente en la Universidad de Barcelona, en la Universidad Autónoma de Barcelona, en el Centre de Recherches Nucléaires de Estrasburgo y en el University College de Dublín. Ha sido Senador en representación del Parlamento de Cataluña y presidente de la comisión de Educación y Cultura del Senado entre otras responsabilidades institucionales. Fue presidente del Partido Popular de Cataluña durante el período 1991-1996 y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1992 y 1995. En su etapa al frente del partido, el PP triplicó sus escaños en la Cámara catalana, así como el número de concejalías en Cataluña. Vidal-Quadras fue Diputado del Parlamento Europeo y Vicepresidente de dicha Cámara de 1999 a 2014, donde fue asimismo miembro particularmente activo de la Comisión de Industria, Energía e Investigación. En abril de 2008 recibió la Orden nacional francesa de la Legión de Honor en la categoría de Oficial, por su decisiva labor legislativa en el campo de la energía. Entre sus libros podemos citar Cuestión de fondo (1993), En el fragor del bien y del mal (1997), Amarás a tu tribu (1998), y La Constitución traicionada (2006). Es colaborador habitual del grupo Intereconomía.@VidalQuadras"""

Ver la biografía

Alejo Vidal-Quadras - (Barcelona, 1945), Doctor en Ciencias Físicas y Catedrático de Física Atómica y Nuclear, desarrolló entre 1968 y 1989 una fecunda trayectoria en los campos de su especialidad: la Física de las Radiaciones, la Radioactividad Ambiental y la Radioprotección. Ha ejercido su labor investigadora y docente en la Universidad de Barcelona, en la Universidad Autónoma de Barcelona, en el Centre de Recherches Nucléaires de Estrasburgo y en el University College de Dublín. Ha sido Senador en representación del Parlamento de Cataluña y presidente de la comisión de Educación y Cultura del Senado entre otras responsabilidades institucionales. Fue presidente del Partido Popular de Cataluña durante el período 1991-1996 y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1992 y 1995. En su etapa al frente del partido, el PP triplicó sus escaños en la Cámara catalana, así como el número de concejalías en Cataluña. Vidal-Quadras fue Diputado del Parlamento Europeo y Vicepresidente de dicha Cámara de 1999 a 2014, donde fue asimismo miembro particularmente activo de la Comisión de Industria, Energía e Investigación. En abril de 2008 recibió la Orden nacional francesa de la Legión de Honor en la categoría de Oficial, por su decisiva labor legislativa en el campo de la energía. Entre sus libros podemos citar Cuestión de fondo (1993), En el fragor del bien y del mal (1997), Amarás a tu tribu (1998), y La Constitución traicionada (2006). Es colaborador habitual del grupo Intereconomía.@VidalQuadras"""

Prontuario para políticos al uso

7 de diciembre de 2016

En una época en la que se multiplican las crisis y los fundamentos del modelo occidental de sociedad, la democracia representativa, el imperio de la ley, la globalización, el libre comercio, la separación de poderes y la economía de mercado, se tambalean bajo las arremetidas de nacionalismos excluyentes y populismos desatados, resulta patético el espectáculo de tantos líderes políticos que, incapaces de contrarrestar estos vientos arrasadores, se limitan a administrar cansinamente lo cotidiano sin ni siquiera intentar comprender el origen de tales desgracias y aún menos ponerles remedio.

Probablemente no es mala voluntad por su parte ni tampoco falta de percepción de la gravedad de la amenaza, se trata simplemente de que carecen de determinadas ideas esenciales, esos postulados que la experiencia histórica y el pensamiento racional fecundo han consolidado como la mejor guía para interpretar la realidad y mejorarla. Cuando vemos a los dirigentes de los grandes partidos nacionales españoles sucumbir impotentes bajo la ofensiva separatista y sus mitos identitarios o a un Gobierno supuestamente de centro-derecha recurrir sistemáticamente a las subidas de impuestos para corregir el déficit sin ni siquiera explorar la vía de la reducción del gasto, advertimos desolados esta ausencia de un fondo sólido de conceptos básicos que les protejan de la reiteración de errores y les permitan derrotar a los enemigos de la sociedad abierta.

La Vicepresidenta Saénz de Santamaría planta su tienda en la orilla del putrefacto oasis catalán, en el que crecen incontenibles las palmeras venenosas del fanatismo y la corrupción, no para mejor combatir con las armas del intelecto y de la legalidad al separatismo destructor, sino para estudiar cómo seguir alimentándolo con dinero y concesiones, método cuyo fracaso está ya sobradamente probado. La gestora socialista, piloto amedrentado de un navío desarbolado, juega irresponsablemente con las cosas de comer, asustada por los zarpazos que desde su izquierda le lanza una extrema izquierda colectivista y liberticida. Ambos se mueven en círculos, desorientados y paralizados en la pura reactividad, sin una visión coherente y omnicomprensiva que les proporcione la fuerza necesaria para tomar las decisiones y asumir los riesgos que la situación límite que atravesamos demanda.

En concreto, hay tres verdades plenamente avaladas por la evidencia empírica, que son sistemáticamente ignoradas por los máximos responsables de nuestra vida pública. La primera es que la condición necesaria para la prosperidad, la paz, la justicia y la seguridad en cualquier sociedad es un buen diseño institucional. La segunda es que ninguna política, por benéfica y acertada que sea, consigue la adhesión de la gente sin una narrativa atractiva y convincente, debidamente expuesta por dirigentes dotados del don de la comunicación. La tercera es que no hay orden político que no se apoye en un determinado significado de la existencia humana o, en otras palabras, no hay orden político que no sea también, explícita o implícitamente, un orden moral.

Si cediendo a las tentaciones del oportunismo o del posibilismo a corto plazo, se aceptan ciertos defectos en la arquitectura constitucional para contentar a los que nunca se darán por satisfechos, se acaba pagando el alto precio de la subversión envalentonada por la exhibición de debilidad del enemigo inventado. Si oligarquías cooptadas al frente de partidos invasivos de los resortes del Estado y de la sociedad civil sitúan en en la cúspide del sistema a personas carentes de convicciones y con el carisma de una máquina de escribir oxidada, los demagogos de las utopías letales tendrán el camino expedito. Si la política se reduce al manejo tecnocrático, desganado e inercial de los asuntos a medida que surgen, sin una mínima gota de pasión por todo aquello que hay de noble, elevado, exigente y excelso en la condición humana, la cleptocracia y la opresión irrumpen inevitables.

Por tanto, al discutir sobre la reforma constitucional, la extinción del incendio catalán, las medidas a tomar para recuperar el crecimiento y ser competitivos o los instrumentos más eficaces para neutralizar al terrorismo fundamentalista, es conveniente recordar esta tríada de principios elementales, este prontuario para políticos al uso que les haga crecer las alas que necesitan para levantarse sobre el páramo seco de su convencional superficialidad.

TEMAS |

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter