«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La puerta cerrada

2 de diciembre de 2016

Que los partidos residuales marxistas (PSOE….), aquellos que pululan por la política española, o los que podríamos denominar emergentes (PODEMOS…), se revuelvan feroces cada 20 de noviembre contra las posibles misas por Franco y José Antonio, es lógico. Ahora, por razones algo complejas, no pueden, como en otros tiempos, arrasar los templos, llevarse lo valioso y de paso matar al cura, al sacristán y a alguien que pasaba por allí con una medalla al cuello, por lo que eligen otros métodos, no por extraños menos eficaces.

Lo que resulta sorprendente, si es que algo puede ya sorprender en España, es la actitud del “Mando” militar; la del otro “Mando”, el de la Iglesia; y en definitiva, de la sociedad española que, al parecer, está formada por españoles. Nos duele, como militares y cristianos, el silencio de las instituciones militares en las que no hay la menor referencia a tan histórica fecha; y que en zonas con olor a cirio e incienso, se cierren las puertas de aquellos templos que se pudieron abrir gracias a la victoria del bando Nacional, y al sacrificio hasta la muerte de mucho español heroico. Y ya, como desecho de tienta, ahí está la sociedad española que se benefició de aquella victoria capitaneada por Franco, que pasa de largo en el aniversario de su cristiana muerte.

 Proliferan los monumentos y recuerdos de traidores como Maciá, de criminales como Companys, de ladrones y bellacos como Negrín o Prieto; abundan las calles y plazas con los nombres de la perversa “Pasionaria” o del genocida Carrillo…, y no pasa nada.

Se ha intentado encargar una misa por Franco y José Antonio por aquellos que cada año se sacrifican por los demás haciendo este trabajo, y cuando penosamente encontraron una, con la implacable condición de “no mencionar a ninguno de los dos”, finalmente el “Mando” supremo, nos imaginamos que eclesial, ordenó cerrar las puertas a cal y canto para que allí no se pudiera rezar ni un “avemaría”. Ha sido más eficaz esta orden para cerrar la iglesia que el peligro de una incursión de milicianos.

Negar la misa a dos españoles católicos confesos es muy duro, pero se ha hecho ante la indiferencia general y la babosa alegría de los de siempre. Si alguien tiene estómago, que lea lo que dicen en Wikipedia o los foros sobre este tema de las misas del 20 N.

C:UsersjfloresthiesDesktoplegggg.jpg

 Pero hay todavía españoles a los que José Antonio denominaría inasequibles al desaliento. En este caso nos referimos a la Hermandad de Veteranos de la Legión, sita en el barrio de San Andrés de Barcelona, que ellos sí han abierto las puertas de su capilla para que los de dentro y los de fuera pudieran asistir a una misa como todos los domingos, esta vez para conmemorar esa fecha del 20 de noviembre, con un breve sermón valiente y evangélico que no admitía ni censuras ni prohibidos. A esta Hermandad se la quiere cargar la Colau. Por la televisión hemos visto un documental donde una mujer los tacha de “chulos y matones” y las presiones siguen, pero el ángel protector de los viejos Tercios es incansable y eficaz.

Posiblemente el año próximo una orden ministerial borrará del calendario el día 20 de noviembre, repartiendo sus veinticuatro horas entre los días 19 y 21, que tendrán cada uno 12 horas más.

¡Arriba España!

 

Por Jesús Flores Thies, coronel de Artillería 

.
Fondo newsletter