'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Escritor, conferencista. Consultor político. Doctorado en Derechos Humanos. Maestría en Filosofía, Cultura y Religión. Activista católico, provida y profamilia. Presidente de “Nueva Derecha Hispanoamericana”. Ex Secretario de Comunicación del Comité Ejecutivo Nacional del PAN. Premio Nacional de Periodismo 2007, otorgado por la ONU en México. Analista Geopolítico. Su más reciente libro: “La Contrarrevolución Cultural frente al marxismo posmoderno”.

Ver la biografía

Escritor, conferencista. Consultor político. Doctorado en Derechos Humanos. Maestría en Filosofía, Cultura y Religión. Activista católico, provida y profamilia. Presidente de “Nueva Derecha Hispanoamericana”. Ex Secretario de Comunicación del Comité Ejecutivo Nacional del PAN. Premio Nacional de Periodismo 2007, otorgado por la ONU en México. Analista Geopolítico. Su más reciente libro: “La Contrarrevolución Cultural frente al marxismo posmoderno”.

Putin abre camino a China en Hispanoamérica

28 de enero de 2022

Las tensiones internacionales generadas a partir del conflicto en Ucrania representan un gran juego geopolítico en cuyo tablero de ajedrez no sólo están ese país, Estados Unidos, Rusia, la España de Pedro Sánchez, la OTAN metiendo su mano sin fundamento, Alemania con la cola entre las patas con miedo de quedarse sin gas, sino también varios países socialistas de América Latina y China.

Venezuela, Cuba y Nicaragua, parte del bloque socialista que hoy lidera Andrés Manuel López Obrador desde el socialismo blando de México -ya sea a través de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), el Grupo de Puebla o el Foro de Sao Paulo-, recibirán cooperación «técnico-militar» del buen Putin. Esto fue anunciado como unas de las ramificaciones del tema Ucrania, por el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, alfil de Putin.

El peculiar líder ruso que gusta bañarse en agua helada según la tradición ortodoxa, lo mismo que tomarse fotos pescando o practicando judo, y que pese a su autoritarismo conserva un gran carisma entre los suyos, sostuvo comunicación telefónica con Nicolás Maduro, Miguel Díaz-Canel y Daniel Ortega entre el 18 y el 24 de enero de 2022. Porque si hay alguien que ha sabido sacar jugo al conflicto ucraniano… es él. Mientras Blinken tartamudea y Biden se compra helados e insulta a la prensa de derecha, Putin muestra su gran capacidad de adelantar jugadas y aprovechar al máximo las tensiones para expandir sus brazos en Europa y ahora hasta en América Latina.

Con el despliegue de 100 mil tropas en sus propias tierras, Putin ha logrado un sinfín de objetivos geoestratégicos, entre los cuales estaría mantener a raya a la OTAN de Ucrania y de las exrepúblicas soviéticas, el retiro de activos de la alianza occidental de Bulgaria y Rumania, estrechar lazos militares con los socialistas latinoamericanos, amargando a Biden, pero sobre todo acotar a Estados Unidos contando con el apoyo incondicional de China.

Si finalmente el gasoducto Nord Stream II, que va directo de Rusia a Alemania, opera sin restricciones, Ucrania se vería afectada al perder un ingreso de 2 mil millones de dólares anuales.

Estados Unidos, en tanto, vive un desastre: una grave crisis de poder con un Biden cuya mente anda prófuga de la realidad, una inflación mortal, un caos migratorio fronterizo, un pésimo manejo de la pandemia, el creciente rechazo de la poderosa comunidad hispana a los supremacismos socialistas –el negro, feminismo, agenda de la “diversidad sexual- del Partido Demócrata, y la desastrosa salida de Afganistán.

El gobierno estadounidense envía más de 170 toneladas de armas letales y municiones a Ucrania, al tiempo que Hunter Biden es el director de Burisma Holdings, la mayor compañía de gas y petróleo en ese país. El polémico hijo del mandatario norteamericano fue nombrado miembro del consejo de administración en 2014, mientras su padre se desempeñaba como vicepresidente de Barack Obama.

El beneficiario máximo de todo este juego de Putin es Xi Jinping, ya que Rusia le sirve de punta de lanza para abrirse camino en Hispanoamérica

Por supuesto, Putin no puede permitir que Estados Unidos tome el control de Ucrania junto con la OTAN, porque esto significaría la colocación de misiles nucleares apuntando a Moscú, que está cerca. Por esto Putin ha preguntando de forma clara qué pasaría si él colocara misiles en México. Podría no decirlo sólo como advertencia. Podría ser en serio. Las condiciones están creadas. Poner sobre la mesa ese escenario convendría a México para negociar con Biden y que hiciera la vista gorda ante el proyecto de AMLO para perpetuarse en el poder con su socialismo blando. Lo mismo para los sátrapas de Nicaragua, Cuba y Venezuela.

Putin ya se ha metido en la bolsa a esas tres tiranías amigas de México, a quienes dará apoyo militar explícitamente, algo que acaso no ocurría acaso desde la crisis de los misiles en Cuba en 1962. Ya Rusia ha expandido su influencia en América Latina a través del «poder suave» que ha significado su vacuna Sputnik V. Desde inicios de 2021, Putin envío señaladamente a Argentina, Venezuela, Nicaragua y México millones de dosis… y el 28 de abril de 2021 se anunció que México iniciaría la producción de Sputnik. En Argentina la producción empezó un poco antes.

Pero el beneficiario máximo de todo este juego de Putin es Xi Jinping, ya que Rusia le sirve de punta de lanza para abrirse camino en Hispanoamérica al hacerle el trabajo sucio militar y permitir al Dragón Rojo sentar sus reales en territorio americano como la nueva hegemonía económica que ya es.

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter