«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

De seres nocivos y Supercopa

8 de agosto de 2016

“Es muy fácil hablar de fútbol”. No lo digo yo, lo dice Edgardo Bauza, nuevo seleccionador argentino, cuando le preguntan por Messi. Elena Anaya también pensó igual, en Yo Dona, y descargó todos los problemas de España en Cristiano Ronaldo. Que, por lo visto, es nocivo, dice. Y me la imagino indignadísima, dándose golpes de abanico en el pecho, almodovariana total. Es lo que se llama ‘irte por peteneras’. Que Multiópticas le siga conservando la vista, porque lo que es el criterio… Una prefería comentar lo del poderío de la diva Gisele Bündchen, apareciéndose en Maracaná a golpe de caderazos que partían nueces. Qué humor estos de Brasil, una ceremonia para avisarnos del calentamiento global y sacan a la Bündchen. Luego os quejaréis cuando se presente Al Gore a daros la charleta.

 

A lo que vamos, que me disperso. No voy a descubrir la trayectoria de Ronaldo. De sobra es conocida (salvo por Elena Anaya). Un deportista que ha llegado arriba a base de esfuerzo, con el único objetivo de superarse y sin parar de trabajar me resulta raro, la verdad, que sea nocivo. Pero claro, yo no soy nadie y no sé nada. Algunos rostros… En mi próxima vida quiero ser un rostro de la cultura, por lo que veo sólo son ventajas. Mientras no asuman que el cine es entretenimiento (That’s entertainment) continuarán dando patinazos. Sacar los pies del tiesto es una afición desarrollada ad infinitum en este país. No os cuento lo de criticar al otro con el “yo más”. Luis Buñuel se cruzó por la calle con un antiguo compañero de estudios. “Luis, que ya me he enterado de lo de tu película”, le dijo. “Por cierto, muy flojica, ¿eh?”. Pues con la tensión deportiva no resuelta, ni hablamos. El próximo 25 de agosto, la UEFA elegirá al mejor jugador europeo. Nominados: Griezmann, Bale y Cristiano. Y ya se ha liado. ¡Que falta Messi!, claman desde Barcelona. Digo ya, de antemano, que soy de las que ve a Lionel agarrando el balón y empiezo a hiperventilar. A partir de aquí, vamos a ver, estáis convirtiendo a Messi en el novio en la boda, el muerto en el entierro y el niño en el bautizo. Que con ese pelo igual lo que más le apetece es ir a pinchar con David Guetta. Es nombrar a un futbolista del Real Madrid para algún reconocimiento público y Can Barça en plan “lo de Caín y Abel fue un berrinche de críos al lado de esto”, que decían los de IU en las últimas elecciones. Menuda escena dramática. Ni en el Siglo de Oro desenvainaban la espada así por la amada y su honor mancillado. Venas del cuello bombeando a punto de explotar. Hasta Iniesta soltando que no estaba de acuerdo, “yo habría elegido a otros”, mientras canturreaba el I Wonder, de Rodríguez.  Ni que fueras el moderador, que le espetó Pedro Sánchez a Pablo Iglesias. Lo de Andrés fue un amago, ya se encargó Jordi Mestre, vicepresidente del Barcelona, de hacer el ridículo completo tildando de “escandaloso que no esté Messi”. Supongo que el argentino estaría suplicando a los representantes del club que se callaran y no pidieran su candidatura a nada, que aún le pitan los oídos después de la campañita ‘Todos somos Messi’ de este verano. Os recuerdo: condenado a 21 meses de prisión por defraudar a Hacienda Somos Todos. 4,1 millones de euros. A veces, para mantenerse es mejor tocar tierra que estar todo el rato conquistando el cielo, que cuentan por ahí. Escandaloso dice…  Mi apuesta, para la temporada que está a punto de arrancar, es Gareth Bale. Las fabulosas incorporaciones, por las bandas, de los laterales Marcelo y Danilo esta pretemporada, aderezadas con el galés, un tipo con hambre de gloria y ganas de salir por la puerta grande. What else?  

¿En cuanto al ganador en la terna europea? La pasada temporada se perdió más de un partido, y de cuatro, por varias lesiones; pese a ello, logró 19 goles en Liga. Inolvidable su hat-trick en el primer partido de Zidane como entrenador del Real Madrid. Y la Champions. Ese cabezazo con moño dirigido a Ramos para marcar el primer tanto. Y el portento físico que, aún con una visible cojera, le permitió transformar de un zambombazo su gol en la tanda de penaltis. Además, fue guía de Gales en la pasada Eurocopa cuando la historia sólo les recordaba por aquel Mundial del ‘58. Podría seguir, pero esto acaba de comenzar. Mañana. El primer título de la temporada. El R.Madrid disputa la Supercopa de Europa en Trondheim (Noruega) y ya hay más lío de aficionados que en un Primark un sábado de Rebajas. Sampaoli afirma que va a llevar al Sevilla a un plano diferente. Lo que, en un universo paralelo, significa “viajo a lo desconocido, a la proximidad de un agujero negro”. Mientras me voy preparando salmón noruego y enfriando unas Carlsberg, me entero de que hasta la alcaldesa de Trondheim, Rita Ottervik, está deseando ver a Bale. Y ya dijo Rajoy en la COPE, el día de las collejas a su hijo, que Bale es más peligroso que Pablo Iglesias. Y comenzará La Liga. Ya saben, qué sería de la supervivencia de las especies sin los hábitos y costumbres. Y Messi seguirá manteniendo balones en el aire, como los buenos malabaristas. Porque, amigos, lo interesante no es el capítulo final, es la aventura del camino.

 

 

 

.
Fondo newsletter