«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Alicante, 1987. Escribe noticias desde que tiene uso de razón. Ha trabajado en radio, prensa escrita y televisión en medios como Radio Intereconomía, El Toro TV y Okdiario. Siempre en los últimos reductos de la libertad de expresión.
Alicante, 1987. Escribe noticias desde que tiene uso de razón. Ha trabajado en radio, prensa escrita y televisión en medios como Radio Intereconomía, El Toro TV y Okdiario. Siempre en los últimos reductos de la libertad de expresión.

Yo quiero ser Miss España

18 de enero de 2024

Alberto Núñez Feijoo es un señor al que le hace mucha ilusión ser presidente del Gobierno. También le hace mucha ilusión que su partido, el PP, conserve en Galicia la mayoría absoluta que él obtuvo antes de dar el salto a la política nacional en circunstancias surrealistas que luego abordaremos. Yo soy una señora a la que le haría muchísima ilusión ser Miss España, se me ha ocurrido hoy. Porque tengo una amiga que lo fue y me parece espectacular y siempre he soñado con ser mujer florero.

Alberto Núñez Feijoo no tiene ni el carisma ni los votos suficientes para ser presidente sin coaligarse con otros partidos, ni probablemente los tenga en Galicia su sucesor, Alfonso Rueda. Yo no tengo la edad ni el físico para ser Miss España —ya he cumplido 36 y mis medidas se acercan más al 90-70-100 que al 90-60-90 de cuando las modelos eran eso, un modelo—.

Así que Alberto Núñez Feijoo ha encontrado la solución perfecta para salirse con la suya sin tener que mejorar su propuesta a los votantes: que VOX no exista. Que no se presente a elecciones. Dijo el miércoles que si los de Santiago Abascal concurren a las autonómicas gallegas cometerán un «error histórico». Y les recordó que si no se llegan a presentar a las generales, como él deseaba, el PP habría tenido más escaños. Qué portento de inteligencia. Yo he encontrado la solución perfecta para ser Miss España —creo que todavía existe el concurso— aunque en condiciones normales no tenga ni una posibilidad de serlo: que no se presente nadie más. Quien lo haga cometerá un error histórico. ¿Por qué? Porque lo digo yo. «Pero es que hay millones de chicas más jóvenes y más guapas que tú», pensarán la mayoría. Ya. También hay mejores políticos que Feijoo hasta en el más pequeño de los ayuntamientos.

Es normal que un tipo que no ha pasado por nada parecido a unas primarias y que se eligió él mismo presidente del PP —tras el desastre Casado y en un Congreso en el que fue el único ultravotado candidato, sí—, crea que puede pedir a otros partidos no presentarse para ganar él. Pero el mundo real no funciona así. Y eso que nada me parece más tonto que la llamada «democracia interna» en los partidos. En los partidos tiene que haber uno que mande y que elija para estar a su lado a quien le dé confianza y, sobre todo, le salga de las narices. Si no se empiezan a hacer ridículos como los de los círculos de Podemos y eso no hay votante con pudor que lo soporte. Lo que pasa es que en el resto de formaciones, aunque no hagan primarias, tampoco piden a otros que desaparezcan para ganar ellos, en general.

No encuentro que sea una estrategia infalible seguir esperando que desaparezca VOX para gobernar, que es a lo que se ciñe el PP, pero ellos sabrán. Yo, que he votado varias veces a Falange antes de tener otras opciones con tal de no votarlos a ellos, no estoy para darles consejos. Se me ocurre que le pidan también a Marta Lois, Ana Pontón y compañía que no se presenten, y así igual podemos aclamar a Rueda presidente a lo Kim Jong-un, con un 101% de los votos o similar. Y si no le sale bien esto a los populares, siempre pueden volverse a Toledo a cantar en un karaoke.

.
Fondo newsletter