PARECE BROMA, PERO NO

El delirante mensaje diario del Ayuntamiento de Vic

Panorama