«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
el santo padre reconoce la «valentía de Benedicto XVI»

El Papa Francisco descarta su renuncia: «En eso soy medio caprichoso»

El Papa Francisco. Europa Press.

El Papa Francisco cumplirá 87 años el próximo 17 de diciembre. Aunque el Santo Padre se ve con fuerzas, estos últimos meses su estado de salud ha estado algo perjudicado, con ingresos hospitalarios y viajes cancelados. Pese a la edad, Francisco se muestra con más energía que nunca: «A veces me dice el médico que soy imprudente porque tengo ganas de hacer. Pero yo estoy bastante bien», ha respondido en una entrevista.

En respuesta a la periodista vaticana, el Papa ha descartado su renuncia al pontificado, porque no puede convertirse en una «moda». En concreto, Francisco ha asegurado que «no, en eso soy medio caprichoso», añadiendo que no se le ha pasado por la cabeza dimitir: «No se me ocurrió». «El papado es de suyo hasta siempre. Y uno tiene que prepararse», ha zanjado.

Esta preparación es la que precisamente ha llamado la atención de la periodista, que ha preguntado acerca de los funerales pontificios: «Estuve con el ceremoniero de los funerales papales y los simplificamos bastante. Así que nuevo ritual lo estreno yo», ha añadido con una fuerte carcajada. Una respuesta que confirma su indisposición para renunciar y en la que ha aprovechado para agradecer la compañía de sus colaboradores: «Miren que yo soy complicado y a veces impaciente. Pero la gente es muy buena acá dentro y me aguantan».

En la misma entrevista, con continuas referencias a su antecesor, el papa Benedicto XVI, Francisco ha explicado: «Vi la valentía de Benedicto cuando se dio cuenta que no podía, prefirió decir basta, y a mí me hace bien eso como ejemplo y pido al Señor decir basta, en algún momento, pero cuando Él quiera». Poniéndose por tanto en manos de Dios, el Pontífice ha recuperado varias anécdotas: «Mi relación con el Papa Benedicto era muy cercana. Yo a veces le iba a consultar. Y él, con una sabiduría muy grande, me decía su parecer pero siempre diciéndome «lo que usted vea». Siempre me ayudó, muy generoso.»

Apenas unas semanas antes del primer aniversario de la muerte del Papa, Francisco ha hecho referencia a la muerte de Benedicto: «Tuve la gracia de poder despedir a Benedicto XVI. Me enteré por un enfermero que estaba mal. Yo lo avisé en la audiencia y fui rápidamente a verlo. Estaba lúcido pero ya no podía hablar. Me tomaba la mano… Fue linda esa despedida, muy linda», ha recordado visiblemente emocionado.

Así, ha destacado algunas virtudes de su antecesor, cuya tumba visita con frecuencia: «Benedicto era un grande. Era un hombre humilde, sencillo y que cuando se dio cuenta de sus límites, tuvo la valentía de decir basta. Yo lo admiro». Huérfano ahora de un «abuelo mayor», Francisco ha recordado que «Benedicto XVI tenía esa sabiduría de hacer las cosas dando libertad».

.
Fondo newsletter