«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Gabriel Romanelli

El Papa Francisco llama por teléfono al párroco de Gaza

El Papa Francisco. Evandro Inetti/ZUMA Press Wire/dpa

El Papa Francisco ha llamado dos veces por teléfono al párroco de la parroquia católica Sagrada Familia de Gaza, Gabriel Romanelli, para mostrarle su cercanía y asegurarle sus oraciones por los habitantes de la Franja.

«El Papa me ha llamado hace unos minutos, ha manifestado su cercanía y sus oraciones y le hemos agradecido el llamamiento al alto el fuego y contra toda violencia, todo terrorismo y toda guerra», ha explicado el sacerdote este martes, al tiempo que ha señalado que Francisco quería manifestar su «cercanía».

Además, según ha indicado, también le llamó el Papa para «saber cómo estaba la gente y la parroquia» e «impartió su bendición para que todos experimentaran la cercanía de la Iglesia». El religioso se encuentra atrapado en Belén, porque estaba fuera esperando unas medicinas, y espera poder regresar a su parroquia, dedicada a la Sagrada Familia. La parroquia acoge actualmente a unos 150 refugiados, la mayoría de ellos alojados en la parroquia, y en el colegio Sagrada Familia también acogen a varios vecinos que han acudido a refugiarse.

«Muchos han abandonado sus casas, buscando refugio en casa de algún familiar, de algún amigo en un lugar un poco más tranquilo, pero en estos tres días toda la Franja de Gaza ha sido bombardeada, así que nadie puede decir dónde está más seguro», ha señalado el sacerdote. En todo caso, señala que «siempre se han respetado las estructuras de la Iglesia católica», sabiendo que no entran «en cuestiones políticas ni militares».

Según explica Romanelli, «no hay electricidad desde hace tres días» y lo que les queda es algo de combustible que utilizan para recargar las baterías. No obstante, recuerda que esto ya ocurría antes de esta guerra.

«No olvidemos que durante años y años tuvimos cuatro horas de electricidad al día, y eso era ‘normal’. Hasta ahora, no se siente que haya escasez de alimentos o de agua. Pero no sé por cuánto tiempo será así. Nosotros, por ejemplo, hemos estado haciendo acopio, siempre previendo problemas», ha subrayado.

Preguntado por si teme una incursión terrestre de Israel, el párroco ha indicado que algunos han sido advertidos y el Patriarcado Latino de Jerusalén, su diócesis, les ha dado instrucciones concretas del Ejército de Defensa israelí para desalojar algunos barrios que serían atacados. En cualquier caso, el sacerdote considera que esta realidad «sería terrible».

.
Fondo newsletter