«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
se podrá visitar el interior, conociendo el corazón de cristo por dentro

Madrid tendrá un Sagrado Corazón gigante: vecinos de Boadilla construyen una figura de 25 metros

Boceto de la escultura. Javier Viver.

Madrid tendrá su propia imagen de Cristo. Abierto de brazos, como acogiendo a toda la humanidad, el municipio madrileño de Boadilla del Monte acogerá una gigantesca figura del crucificado. El proyecto se llevará a cabo gracias al empeño de una asociación de católicos, que está sufragando los gastos de este proyecto.

Un proyecto de los vecinos

La idea es que la imponente imagen acerque el Sagrado Corazón de Jesús a la población de Madrid, ya que su ubicación será vista por todos. «Nos mueve el impulso de ser custodios de la voluntad de muchos vecinos que han solicitado levantar un monumento al Sagrado Corazón, testimonio de nuestra fe y amor a Dios», han declarado algunos de los impulsores.

La historia viene de lejos. Fue antes de la pandemia, allá por 2019, cuando el Ayuntamiento de Boadilla del Monte, históricamente gobernado con una amplia mayoría del PP, aprobó el proyecto del Sagrado Corazón de Boadilla. Años después, los vecinos han renovado sus fuerzas y pretenden renovar la viabilidad económica del proyecto. Para eso han lanzado una campaña de recogida de fondos en la que animan a participar a todo el que quiera: «Su ejecución será financiada íntegramente por suscripción popular y podrá participar todo aquel que se vea llamado a ello», se lee en la página web creada para difundir su proyecto.

Brazos abiertos a la carretera y a toda la diócesis

La ubicación, aunque algo alejada de la céntrica plaza del Ayuntamiento del pueblo, no puede ser mejor: la imponente escultura estará situada junto a la carretera M-50, por lo que será vista por todos los conductores que rodeen Madrid. No en vano, aunque el proyecto lleva años, los promotores se han propuesto finalizar la instalación del monumento antes de los próximos cuatro años.

Los donativos, por tanto, son apremiantes. Los vecinos de Boadilla quieren que Madrid tenga su gigantesco Sagrado Corazón, pero desean que eso se refleje en su pueblo. Por eso, según explican en su web, una parte de todo el dinero recibido se dedicará a la atención de obras de misericordia entre los más desfavorecidos de la Diócesis. «Cada piedra será piedra viva: amor, gloria, reparación». Una construcción interior que cuenta con el beneplácito del obispo de Getafe.

Una obra de arte inmersiva

El monumento, además, está siendo construido por un prestigioso escultor e imaginero católico: Javier Viver. Suyas son otras famosas imágenes religiosas como, por ejemplo, la Madre de Hakuna, que el grupo madrileño ha llevado en numerosas ocasiones a la Basílica de San Pedro del Vaticano, o la Bella Pastora, figura de la Virgen María que corona el convento de Iesu Communio en La Aguilera.

Según ha explicado el propio artista, la figura tendrá una altura de 25 metros y este Sagrado Corazón tendrá una peculiaridad: estará hueco. Por eso la imagen no mostrará el corazón inflamado de Cristo sobre su pecho, sino que quedará oculto dentro de la escultura, a la que se podrá entrar caminando. Los peregrinos «se encontrarán con el Corazón de Jesús en el interior de la escultura», asegura Viver. Él explica que «hemos querido hacer un monumento al Sagrado Corazón del siglo XXI».

Un juego de luces entre el sol y la Eucaristía

Y el corazón del interior no será cualquier cosa. Un gigantesco corazón dorado hará las veces de centro de la escultura y de Sagrario, donde custodiar el Cuerpo de Cristo: como explican los promotores, este Sagrado Corazón «tendrá la presencia real de un Resucitado». El interior del monumento, además, quedará iluminado por la luz del sol, por los primeros rayos de luz «del sol naciente».

No es casualidad que las heridas del costado de Cristo, que por fuera se verán como tal, actúen como vidrieras por las que pasará la luz. Tras un análisis de la Sábana Santa de Turín, las heridas replicadas permitirán iluminar el espacio, en un juego de luces entre la luz exterior y la figura dorada del corazón, que ocupará varios metros y quedará recubierto de oro.

.
Fondo newsletter